Seísmo causó mil muertos y dejó centenares atrapados y sin hogar

Por sábado 8 de octubre, 2005

Islamabad, 8 oct (EFE).- El fuerte terremoto ocurrido hoy en Pakistán dejó una estela de destrucción con más de mil muertos, decenas de personas atrapadas entre los escombros, interrupción de las comunicaciones y centenares de paquistaníes sin hogar. El Servicio Meteorológico de Pakistán advirtió de que podrían producirse fuertes temblores en las próximas 48 horas, por lo que ha pedido a la población de la zona afectada que extreme la prudencia.

El seísmo, que alcanzó 7,6 grados de magnitud en la escala de Richter, se sintió a primera hora de esta mañana (03.50 GMT) en una franja de naciones separadas por 2.000 kilómetros, desde la zona norte de Afganistán hasta Bangladesh, pero sobre todo en Pakistán y la India.

Fue Pakistán -sobre todo en la parte de Cachemira que controla Islamabad, donde tuvo su epicentro- el país que sufrió más daños personales y materiales.

El Gobierno de Islamabad estima que el seísmo causó más de mil muertos en ese país, aunque aún no lo puede determinar con exactitud porque desconoce cuántos siguen atrapados entre las ruinas de los inmuebles derruidos.

"El balance de muertos podría ser de más de mil, podría haber muchísimas víctimas aunque de momento no tenemos los números exactos", dijo a la cadena GEO TV el portavoz de las Fuerzas Armadas de Pakistán, el general Shaukat Sultan.

Según los medios paquistaníes, el 80 por ciento de las localidades de la provincia del Punjab resultaron afectadas, al igual que el 70 por ciento de North-West Frontier.

En esta última provincia, murieron al menos 500 personas y otras 450 personas habrían fallecido en ambos lados de la frontera de Cachemira, mientras continúan los problemas para las comunicaciones telefónicas en gran parte de Pakistán.

En la India, donde también afectó a la zona de Cachemira que administra Nueva Delhi, causó al menos 252 muertos y la destrucción de hasta el 80 por ciento de las viviendas de la localidad de Uri, la más afectada con más de cien fallecidos.

La población del Sur de Asia que vivió hoy con pánico este potente terremoto teme ahora por el futuro.

El Servicio Meteorológico de Pakistán advirtió hoy de que podrían producirse fuertes temblores en las próximas 48 horas, con magnitud de entre 5 y 6 grados en la escala de Ritcher, por lo que ha pedido prudencia a la población.

Este organismo reclamó a los paquistaníes que durante dos días se mantengan alejados de edificios altos o de viviendas inseguras debido a que podrían desplomarse por los temblores, por lo que los residentes en edificios altos han abandonado sus casas.

De momento, se han producido doce réplicas del terremoto de más de cinco grados, aunque no se ha informado de más daños.

"Las réplicas podrían continuar durante otros dos días y pueden ser tan graves como fue el propio terremoto", apuntó Qamaruz Zaman, responsable del Servicio Meteorológico.

En Islamabad se ha producido un éxodo de residentes de inmuebles altos, después de que una conocida torre con 75 apartamentos se desplomase a causa del seísmo, dejando decenas de personas atrapadas.

El terremoto ocurrido esta mañana en Pakistán tuvo su epicentro en la zona de Cachemira bajo control paquistaní, una estrecha franja de terreno montañoso cerca de la frontera con esos dos países.

La región himaláyica de Cachemira es un área de alto riesgo de terremotos, donde los sismólogos habían detectado un aumento de actividad de las placas tectónicas en los últimos años.

Asia ha sido escenario de los seísmos más devastadores de la historia desde que se tienen noticias y fue en la India, en 1905, donde se produjo el que causó más muertos en el siglo XX, con 357.000 víctimas.

El terremoto ocurrido hoy ha sido, además, el más grave de los sucedidos en Pakistán desde el que, el 31 de mayo de 1935. prácticamente destruyó Quetta (oeste del país) y causó 60.000 muertos. EFE