Senador Espaillat, las comunidades y el desarrollo social

Por Carlos Luis Baron lunes 16 de julio, 2012

NUEVA YORK- “Durante los últimos años, los derechos de las minorías, no obstante estar protegidas por la ley a nivel constitucional y representar un alto porcentaje de la población, están excluidas de los controles y equilibrios establecidos por el sistema federalista estadounidense (Congreso), situación que requiere de cambios urgentes que incluyen la llegada a Washington de nuevos líderes; la situación se está reflejando, no solo en la población, sino, en las altas esferas del gobierno, afectando la puesta en marcha de iniciativas sociales, económicas, políticas y culturales”.

El senador Adriano Espaillat, reconocido por los sólidos atributos y liderazgo obtenido, y puesto en práctica en la Legislatura Estatal, abarcando áreas sociales y económicas, a través del fomento de la educación, el fomento de políticas, culturales, el derecho a la vivienda, el desarrollo comercial y empresarial, la Ley de Compensación Laboral para los taxistas y la seguridad pública.

Además, el senador Espaillat, en calidad de Presidente del Comité de Nuevos Americanos, logró convertir en realidad el importante proyecto A-9612, que restaura el status de residentes a miles de estudiantes indocumentados, logrando que sean admitidos en universidades estatales y colegios universitarios de Nueva York, labor que ha sido consignada en un sólido historial de trabajo en beneficio de la comunidad representada.

“Sepultar la tenebrosa corrupción política, prevaleciente en el Congreso, consignada en violaciones de 11 normas de ética del Congreso de los Estados Unidos, puestas en práctica por el Congresista Charles Rangel, según lo proclamó la Cámara de Representantes, constituye una ofensa indigna a la nación y a los residentes en el Distrito que representa”. Rangel tiene 80 años de edad y 42 en la legislatura congresional.

El senador Adriano Espaillat, considerado un permanente luchador por las reformas sociales en beneficio de las comunidades residentes en Washington Heights, Harlem, en Manhattan y Fordham, Kinsbridge y Norword , en el Condado de El Bronx, integrantes del Distrito 31, enfrentó a Rangel en las elecciones del pasado día 26, comicios que resultaron reñidos y a la vez accidentados por el oscuro conteo de los votos y una precipitada proclamación de triunfo, lo que motivó la intervención del Tribunal Supremo Electoral, mientras que abogados especializados, procedieron a una revisión total.

La ocurrencia de hechos dudosos en el conteo de los votos, se reflejan en fraude electoral, método que es tradicional en la política de los Estados Unidos, ejemplo las elecciones presidenciales del 2000 con la participación de George Bush y Al Gore, que por las dudas de ambos candidatos, fue necesario un conteo de todos los votos, similar a lo ocurrido actualmente.

La oscura conducta congresional, protagonizada por Rangel a través de las violaciones a la ética, constituye una ofensa política para la nación norteamericana, pero, especialmente para Nueva York y para los residentes en el Distrito que representa.