SeNaSa y Rehabilitación firman contrato favorece discapacitados

Por admin viernes 18 de enero, 2008

La población discapacitada afiliada al Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), estimada en un millón en el país, recibirá los servicios de salud en los regímenes Contributivo y Subsidiado fruto de un contrato suscrito por esta Administradora de Riesgos de Salud estatal y la Asociación Dominicana de Rehabilitación. El acuerdo fue firmado por la directora ejecutiva del Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), doctora Altagracia Guzmán Marcelino; y la señora Mary Pérez Marranzini, presidenta de la Asociación Dominicana de Rehabilitación, en la sede de la primera institución.

Estaban presentes el director ejecutivo de Rehabilitación, Arturo Pérez Gaviño; y el gerente de Salud de SeNaSa, Chanel Rosa; Rafael Draper, encargado de Contrataciones, y Marcos Jiménez, asistente de Contrataciones.

La doctora Guzmán Marcelino dijo que “para el Seguro Nacional de Salud la firma de este contrato con la Asociación Dominicana de Rehabilitación es de importancia capital, dada la trayectoria de trabajo y dedicación apegada a la ética en la práctica médica y de los profesionales y técnicos que intervienen en el proceso de rehabilitación y en cualquier área del ser humano de esa institución”.

Estima de suma importancia la cobertura que tiene Rehabilitación prácticamente en todas las regiones del país, al tiempo de resaltar que se trata de una contratación especialmente importante para el Régimen Subsidiado, “pues no importa que una persona se encuentre en Samaná, porque ésta no tiene que trasladarse a otra zona para recibir atención, lo que se traduce en la lucha contra la pobreza”.

Explicó que el dinero que utilizaría ese paciente para pasaje lo puede invertir en alimentación. “Así que realmente la firma de este contrato es una contribución porque aparte de dar el servicio de salud el paciente también hace economía de bolsillo”.

Guzmán Marcelino aludió que SeNaSa tiene afiliados en el Régimen Contributivo a nivel nacional, por lo que éstos se beneficiarán de los servicios de Rehabilitación. En tanto, la señora Pérez de Marranzini explicó que diariamente Rehabilitación asiste a más de 2 mil pacientes discapacitados.

El contrato establece que SeNaSa contrata atención especializada, tanto ambulatoria como de hospitalización, con capacidad profesional y tecnológica para atender a los pacientes del área de rehabilitación.

Los pacientes antes citados podrían ser referidos desde el Primer Nivel de Atención, en caso de emergencias y para casos de cirugías electivas previa autorización de SeNaSa.

Mientras, Rehabilitación recompromete a prestar los servicios de salud a los afiliados del SeNaSa, apegada al contrato firmado, al Manual del Prestador y con todos los demás estándares, políticas y procedimientos que puedan ser establecidos por la Administradora de Riesgos de Salud estatal, la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL), la Secretaría de Estado de Salud Pública y el Consejo Nacional de Seguridad Social.

“El SeNaSa contrata los servicios cubiertos del Plan de Beneficiarios de sus afiliados del Régimen Contributivo a tarifas completas a cobrar por Rehabilitación”, establece el contrato, lo que implica una cobertura de 100 por ciento a SeNaSa en los casos de internamiento, 80 por ciento en procedimientos, análisis, estudios, consultas ambulatorias.

Los afiliados del Régimen Subsidiado serán cubiertos en un 100 por ciento por SeNaSa. Los procedimientos de alto costo están establecidos por la SISALRIL, se refiere en una de las tantas especificaciones contenidas en el contrato.

El censo sobre la población de discapacitados divulgado por el Consejo Nacional de Discapacidad (CONADES) indica la duplicación de la cifra de 412,800 que consigna el Censo Nacional de Población y Vivienda del 2002.

El censo consigna que en República Dominicana el 5% de la población vive con algún tipo de discapacidad, de los cuales 56,000 (14%) son niños y adolescentes de 5 a 19 años. El 14% de estas personas presentan discapacidad visual y 11% discapacidad auditiva; 24% tiene discapacidad físico-motora y 11% discapacidad mental y el 39.5% otras discapacidades. En realidad motiva el surgimiento de la Ley 42-2000, que crea el Consejo Nacional de Discapacidad.