Sharón y Peretz acordaron hoy adelantar las elecciones generales

Por jueves 17 de noviembre, 2005

Jerusalén, 17 nov (EFE).- El primer ministro israelí, Ariel Sharón, y el líder laborista, Amir Peretz, acordaron hoy adelantar las elecciones nacionales, que debían celebrarse en noviembre de 2006, a una fecha "entre finales de febrero y finales de marzo" del año próximo.

"Dejé que el jefe del Gobierno escoja la fecha", declaró el nuevo líder del Partido Laborista (PL) a los periodistas después de reunirse esta mañana con Sharón en su despacho de Tel Aviv.

Durante la "franca" conversación con Sharón, agregó Peretz, "le dije que la suerte está echada, y que debo cumplir con el electorado de mi Partido", que encabezado por el octogenario Simón Peres, forma parte desde enero de este año del Gobierno y está expuesto a la crítica del sector pacifista.

El imprevisto cambio de guardia en el PL causó desazón en la clase política de Israel, pero beneplácito en el "campo de la paz", y en el Gobierno del presidente palestino, Mahmud Abás.

En declaraciones a la prensa local antes de la reunión con Peretz, Sharón, de 78 años, había indicado que ante la amenaza laborista de abandonar su coalición y dejarle en minoría en el Parlamento (Kneset), pesó que "lo mejor para el país será anticipar las elecciones" y hacerlo "lo antes posible".

Una de las consecuencias será una posible dilación en los contactos con el Gobierno palestino y en la aprobación del presupuesto nacional para 2006, impugnado por el laborismo.

El domingo próximo concluirá Sharón sus consultas para el adelanto de las elecciones con los demás partidos de la coalición, y el lunes se prevé que el Parlamento apruebe un proyecto de ley destinado a disolverlo para anticipar los comicios generales.

El diputado Peretz, secretario general de la Confederación de Trabajadores (Histadrut), amenazó con abandonar la coalición después de conquistar la presidencia del PL al derrotar la semana anterior a su octogenario líder Simón Peres en unos comicios internos.

Sharón espetó a Peretz que, en su opinión, era un error político convocar en este momento al electorado pero, ante su amenaza de abandonar la coalición, era necesario hacerlo rápidamente.

La fecha preferida por el primer ministro y líder del Partido de derechas Likud, el principal del país con 38 escaños en el Parlamento, es el 28 de febrero, según dicen sus allegados. Pero antes, para la convocatoria, debe disolverse la Cámara Legislativa.

Por su lado, el presidente del Estado, Moshé Katzav, tendrá que celebrar durante tres semanas consultas con todos los partidos por si existiese un candidato, Sharón u otro, con capacidad de formar otro Gobierno antes de convocar las elecciones.

Entretanto, Sharón, también impugnado en el Likud por su ex ministro de Finanzas Benjamín Netanyahu y por el diputado Uzi Landau, que aspiran a arrebatarle el liderato en las elecciones internas de enero próximo, no aclaró aún si seguirá en esa formación o creará otro Partido para no lidiar con sus adversarios.

Los últimos sondeos entre los afiliados del Likud pronostican una victoria aplastante a Sharón frente a sus contrincantes, que lo acusan de haber "girado a la izquierda" a raíz de la retirada de Gaza, el territorio palestino evacuado en septiembre último.

El nuevo líder laborista exigió un anticipo de las elecciones teniendo en el bolsillo las cartas de dimisión de los ministros de su Partido por si hoy se negaba Sharón, que no pudo convencerlo para que cambiara de opinión, según allegados de Peretz.

Peretz, de 53 años, repudia su política económica, diseñada por Netanyahu, y exige la redistribución de los ingresos del Estado, en particular de los dirigidos a los asentamientos judíos, en favor de las clases humildes, de las que proviene su familia marroquí.

Asimismo, Peretz aspira a acelerar las negociaciones de paz con los palestinos conforme a los acuerdos de Oslo (1993), que inspiraron la "Hoja de ruta", el plan de paz adoptado por el Cuarteto de Madrid, que forman los EEUU, Rusia, la Unión Europea y la ONU.

En los revueltos vestíbulos del Parlamento se multiplicaban hoy los pronósticos en la "bolsa electoral", donde no se descartaba una alianza entre Sharón y Peretz después de las elecciones. EFE