Si las elecciones fueran hoy, Danilo ganaría con más de un 60% de los votos

Por Carlos Luis Baron lunes 9 de julio, 2012

Dicen en mi pueblo, El Valle, Provincia Hato Mayor, que los tropezones hacen levantar los pies.

El adagio popular me viene a la memoria por lo sucedido en las recién pasadas elecciones y lo que pasaría en este momento si las mismas fueran hoy.

Todos sabemos que Danilo ganó con un 51.2% y que el PRD obtuvo un 46.9% de los votos.

De esa enorme cantidad de dominicanas y dominicanos que ejercieron su derecho a favor del candidato opositor y de muchos de los que por una razón u otra no fueron a votar, hay una gran cantidad que está arrepentida de haber votado en contra de Danilo o, de quedarse sin hacerlo a su favor.

El tropezón, volviendo a la popularidad, fue votar por un partido que, con la actitud intransigente de sus dirigentes, está demostrando ante la sociedad dominicana lo que nos hubiese pasado si por cosa del destino hubieran ganado las elecciones.

Cierren los ojos un segundo e imagínense lo que le esperaría a este país si el Presidente Electo fuera del PRD y sus grupos internos estuvieran, cada quien por su lado, exigiendo su participación en el Estado y, a partir del 16 de agosto, cerrando los edificios donde funcionan las oficinas gubernamentales para ambos sectores adueñarse de lo que consideraría su botín de guerra.

Ese ejemplo de insensatez dirigencial colectiva que nos ha presentado el que, hasta el 20 de mayo, fuera el partido más grande del país, nos da una idea clara de las pretensiones personales de sus dirigentes y nos demuestra, una vez mas, que los mismos simplemente buscan sus beneficios personales y que les importa poco lo que le suceda a nuestro país y a sus conciudadanos.

Lo sucedido con Danilo Medina, es absolutamente todo lo contrario; él fue electo presidente gracias a la unidad monolítica de su partido alrededor de su candidatura, al trabajo de las fuerzas aliadas que se le sumaron y a que juntos persiguieron todos, un mismo fin.

Danilo, contrario a lo que estuviera pasando con el candidato opositor y la condición antes señalada, está trabajando tan fuerte como si estuviera en campaña, preparándose para tomar posesión y, desde el mismo 16 de agosto, dar inicio a un gobierno como lo esperamos los que le llevamos a ganar.

Con su accionar de los días después del 20 de mayo, el Presidente Electo ha demostrado al país que su objetivo no era ganar las elecciones y sentarse a esperar el momento de tomar posesión para disfrutar de los grandes beneficios personales que eso significará para él y sus allegados. Todo lo contrario, está demostrándonos que quiere verdaderamente hacer lo que nunca se ha hecho por el bien de la República Dominicana.

Esta preocupación por hacer las cosas como la esperamos sus seguidores, ha logrado captar la atención de muchos que les fueron adversos o indiferentes en la contienda electoral y hoy, sin lugar a ninguna duda, el nivel de respeto y admiración hacia Danilo Medina ha crecido vertiginosamente.

La gente se ha dado cuenta de que verdaderamente Danilo pondrá en practica sus promesas de campaña, cree en él, se siente confiada en que nos espera un futuro lleno de esperanzas y realizaciones en bien de los dominicanos y, de seguro, si las elecciones fueran hoy, mas del 60% de la población votaría por el hombre que continuará con lo que está bien, corregirá lo que esta mal y hará lo que nunca se ha hecho.