Siete (7) años perdidos para la sociedad dominicana

Por Carlos Luis Baron martes 3 de enero, 2012

El cuadro que representa la infuncionalidad de la normativa legal llamada Código Procesal Penal fue preocupante desde el inicio y los hechos que le sucedieron tras su puesta en vigor fueron y son la demostración de que es y sigue siendo preocupante.

Dicha infuncionalidad se refleja en numerosos casos que llegan a los tribunales y en numerosos casos que no llegan a los tribunales.

Para muestras tan sólo algunos botones de hace muy poco tiempo, recogidos al azar, expresivos de la triste realidad nacional:

El nueve (9) de Noviembre del 2011 el Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional pronunció la absolución por supuesta “falta de pruebas“ del conductor de los asesinos de Angel Manuel Antonio Bello Pérez, asistente personal de Ramoncito Báez. A dicha víctima le hicieron veintiún (21) disparos para robarle el dinero que transportaba. El referido absuelto se dio a la fuga a comienzos de Enero del 2008 al escuchar los testimonios en su contra y en el momento en que el Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional dispusiera un receso para que los abogados ordenasen sus ideas previo a los debates sobre el fondo. Duró dos (2) años y pico en fuga, se le descubrió preso con un nombre falso por otro hecho en el que se produjo la muerte de un abogado en Santo Domingo Este. Y actualmente tiene otro caso en la Corte de Apelación del Distrito Nacional.

El diecinueve (19) de Noviembre del 2011 en esta ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes y Empresarios de la República Dominicana (Fenacerd), Ricardo Rosario, reveló que al término de este año 2011, la criminalidad y la delincuencia les han quitado la vida a cientos de comerciantes y empresarios. Aseguró que este año que está a punto de culminar, ha sido el más sangriento para el comercio dominicano. Sostuvo que tienen las estadísticas, por todas las semanas, y que especialmente los viernes, sábado y domingo los delincuentes matan por lo menos a dos y tres comerciantes.

El dieciseis (16) de Diciembre del 2011 el Segundo Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de la Provincia de Santo Domingo ordena la puesta en libertad de Raúl Serumberto Mota Reynoso, alias "Vantroi", acusado por la Policía de estar involucrado en más de medio centenar de delitos, entre ellos 36 asesinatos: por supuesta “falta de pruebas“.

En este mes de Diciembre del 2011 en Barahona un delibery o mensajero de una farmacia fue asaltado y asesinado: para robarle la motocicleta.

El veintiséis (26) de Diciembre del 2011 trasciende a la luz pública que tres delincuentes asaltaron (y por poco se lamben) al ex jefe de los Patólogos forenses, Sergio Sarita Vadez.

El veintiocho (28) de Diciembre del 2011 en Barahona dos individuos golpearon en la cabeza a la subdirectora de la escuela básica Virgilio Peláez de dicha ciudad, a la cual le fracturaron uno de sus brazos, para atracarla.

La Licenciada Zoila Violeta Rodríguez, cuando fue sorprendida por los delincuentes se dirigía a su vivienda en un barrio de esa localidad.

Los desconocidos le fracturaron el brazo derecho, por lo que fue internada en la clínica Santo Tomas de la calle Jaime Mota de dicha localidad.

La acción fue cometida por los individuos que se desplazaban en una motocicleta, quienes se desmontaron y forcejaron con la educadora para despojarla de su cartera, fracturándole el brazo y le propinaron los golpes en la cabeza.

La Licenciada Rodríguez cayó al pavimento y poco antes de desmayarse vio cuando uno de los asaltantes le iba a disparar .

Y esos casos que cito a título de muestras son pocos casos de la cantidad enorme de casos idénticos o similares que se producen en toda la geografía nacional por la facilidad evidente que les proporciona el Código Procesal Penal a los delincuentes de recuperar su libertad, de ser absuelto en Instrucción mediante Auto de No Ha Lugar o en el fondo con sentencias de absolución; por esa facilidad evidente los delincuentes se sienten sobreseguros y se atreven a todo.

Un grupo de ladrones se atrevió a robarse un avión del Aeropuerto Internacional Joaquín Balaguer de El Higuero: ¡Un avión!.

Hace unos quince (15) días, más o menos, se descubrió y se capturó a un grupo de veintidós (22) miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) involucrados en un intento de trasiego de una cantidad importante de kilos de cocaina hacia Puerto Rico: es obvio que el hecho de muchos miembros de esa institución ver la facilidad con que los narcotraficantes, distribuidores y consumidores de drogas burlan la Ley Penal los estimula a arriesgarse involucrándose en el mundo que éllos juraron combatir; y casi inmediatamente después de ese caso concreto se produce el apaleamiento y la consiguiente muerte del piloto del aeroplano en que trasladarían dicho cargamento de cocaína hacia dicha hermana isla.

El veintiseis (26) de Diciembre del 2011 el Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de San Pedro de Macorís libera a cuatro narcotraficantes implicados en un alijo de 103 kilos de cocaína: por supuesta “falta de pruebas“. Dichos narcotraficantes tenían una condena de 30 años de cárcel pronunciados en su contra en El Seybo.

El treinta (30) de Diciembre del 2011 el Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de Puerto Plata pronuncia el descargo del grupo de militares y civiles involucrados en los 33 kilos de cocaína pura decomisados en el Aeropuerto Internacional Gregorio Luperón de Puerto Plata, cuando trataban de sacarlos en 29 paquetes hacia Toronto, Canadá en el área de la barriga del vuelo 3017 de la línea aérea Thomas Cook: por supuesta “falta de pruebas“.

Todo esto (que, repito, son solo una pequeña parte del conjunto de cosas que vienen ocurriendo en el país) son malas señales, son una continuación de las malas señales que comenzaron el veintiseis (26) de Septiembre del 2004 (fecha de entrada en vigor del Código Procesal Penal), son signos de lo mal que anda el país.

Son algunas muestras pesadas del descalabro social dominicano.

Todo esto nos lleva a preguntarnos: ¿Ante qué tipo de Estado nos encontramos?

Todo esto nos habla de un Estado incapaz de brindar seguridad y protección a los ciudadanos.

De un Estado en el que reina la Indefensión de los ciudadanos y la impunidad de los delincuentes.

La Justicia Penal de nuestro país al estar cimentada sobre el Código Procesal Penal no está para garantizar la paz de la ciudadanía.

Y cada día que pasa el asunto empeora más.

Lo que realmente está pendiente en la Agenda Social respecto de la legislación dominicana es la derogación de algo inservible llamado Código Procesal Penal y su substitución por un código que sea funcional contra la delincuencia como el actual Código de Procedimiento Penal francés: no habrá nunca seguridad ciudadana en este país hasta que el Código Procesal Penal no sea derogado y substituido.

Con pequeñas reformas sucesivas al inservible Código Procesal Penal lo único que hace el Congreso Nacional es seguir permitiendo que dicho descalabro social continúe.

Descalabro Jurídico es igual a Descalabro Judicial, y Descalabro Judicial es igual a Descalabro Social. Los siete (7) años que el Código Procesal Penal tiene vigente son siete (7) años perdidos para la sociedad dominicana: son siete (7) años de puro descalabro social.