Sistema penal en el 2012 arroja miseria y debilidades

Por Carlos Luis Baron viernes 14 de diciembre, 2012

La actividad penal en la republica dominicana para el año 2012 refleja un balance muy precario y altamente deficiente. El sistema penal dominicano sigue siendo muy malo.

Las cárceles están llenas de presos sin condena. La prisión preventiva es la medida más solicitada por el ministerio público. Las medidas alternas a la prisión preventiva y la solución del caso penal con mecanismos no penales siguen siendo sub utilizadas.

Todavía el sistema penal dominicano no tiene una forma de recoger estadísticas confiables sobre datos de carácter penal. Por ejemplo, cuantas condenas hubo este ano por el delito de femicidio o de sicariato. Por cierto este ano apenas hubo menos de 15 condenas por femicidio y sin embargo, el ano pasado fueron víctimas más de 200 mujeres a manos de hombres. Donde están esos imputados. No hay una proporción de entrada y salida sobre casos de femicidio.

De igual modo, el año pasado se produjeron más de 150 muertes a manos de agentes policiales y el número de condenados por esos hechos no supera los 20 condenados para este ano.

A sí mismo, sigue la mala práctica penal de que cuando el juez ordena la libertad de un imputado o varia una medida de prisión preventiva por otra, resulta que el preso dura más de tres días para recuperar su libertad.

Del mismo modo, se está violentando la constitución y el cpp con los arrestados. En el sentido de que para conocerles una medida de coerción una vez que se encuentra preso, para que un juez lo vea, se prioriza el trámite de la de solicitud del Ministerio Publico más que llevar el preso ante el juez dentro del plazo de la 48 horas. Aquí lo importantes es presentar la solicitud de medidas de coerción dentro de este plazo, no importa si el juez lo ve tres días después. Esta mala práctica procesal se expresa también de una forma errática y distorsionada por el operador penal. Para este lo que le interesa es conocer la medidas una vez vencido el plazo de la 48 y no dentro de dicho plazo como debe ser. De igual forma no se le remite la decisión dentro de dicho plazo.

Un aspecto que refleja el sistema penal es que se está escribiendo más y se habla menos. Por ejemplo. El ministerio publico en la etapa de investigación les solicitan a la partes que depositen escrito de defensa y escrito de réplica. Esto lo que hace es atisbar al viejo expediente. Llenar de papeles el despacho del fiscal. Los mismos pasa en la etapa preliminar. Hay jueces que les solicitan a las partes depositar escritos después de concluir.

Una parte que refleja una gran debilidad y desafío en el sistema penal lo constituyen los pronunciamientos que hacen importantes figuras y líderes de opinión en torno a que el cpp es el culpable de la violencia y criminalidad. No hay nada menos cierto que ese pensamiento. El cpp no es responsable de que se produzcan hechos delictuales. El cpp garantiza el respeto de la víctima y del imputado pero no ordena que no sean procesados los autores de un hecho penal.

Otro tema importante en la evaluación del sistema penal lo constituye el hecho de que las agencias investigativas auxiliares del Ministerio Publico presentan antes los medios de comunicación a los presuntos autores de un hechos penal. Hacen ruedas de prensa con los imputados. La misma práctica, la cual es inconstitucional, la hace el Ministerio Público. Este órgano constitucional hace rueda de prensa para hablar de un caso o para informar sobre el sometimiento de alguien.

Una mala práctica penal lo es también, la famosa etapa de conciliación que practica el Ministerio Publico. En ella, el fiscal les pides a las partes que depositen escritos y pruebas. Sin embargo, se producen numerosos reenvíos para darle oportunidad a las partes para que depositen las pruebas. Se pierden un tiempo y al final no hay conciliación. Creo que en esta etapa basta con enfrentar a las partes una sola vez, que presenten sus propuestas, y si no hay acuerdo que se levante el acta de no acuerdo. Pero no producir tantos encuentros y reenvíos para que depositen pruebas que al final no sirven para nada. Y lo peor aun es, que como no se arribo a ningún acuerdo entonces el fiscal remite el caso a otro fiscal para que entonces abra la investigación. Se produce una duplicidad de actos innecesario.

Un aspecto negativo son las estratificaciones en la investigación penal. Esto es que el fiscal que investiga no es el fiscal que sube a las audiencias. De estos se desprenden dos grandes problemas. Uno de ellos es que la víctima no sabe a quién preguntar por su caso y el otro problema es que el caso se debilita por las tantas manos que lo asumen.

Finalmente otros puntos que hay que resaltar es que fiscales siguen haciendo allanamientos sin tener que hacerlo. La policía realiza redadas, arresta sin orden. La investigación la encabeza y la realizan la policía por su propia cuenta y el Ministerio Publico no asume su función constitucional.