Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica imparte curso

Por viernes 9 de septiembre, 2005

La Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, Inc., atendiendo a la gran cantidad de pacientes que demandan y cuestionan sobre una serie de procedimientos faciales de mínima invasión, quirúrgicos y no quirúrgicos y por servicios de salud cada día más especializados, ofreció a sus miembros el curso “Corrección de Ptosis Facial con Hilos Rusos”.

Este curso-taller pre-congreso, donde se presentó el nuevo sistema “Lifting Volumétrico Facial”, el único en materia de cirugía estética que ofrece siete modelos de hilos, con garras doble-doble, doble-fallada, cónica, triple, T, y placa de sutura, que optimiza las fuerzas de tracción y de sustentación para cada necesidad de corrección y que permite una corrección facial personalizada, fue impartido por el Doctor José Antonio Beramendi, cirujano plástico e inventor de la técnica y de los “Hilos Rusos Beramendi”.

Con este sistema, nos dice el Doctor Beramendi, “nosotros conseguimos en las personas el rejuvenecimiento facial, el cual logramos con la implantación de los hilos sin cortes en la cara, reestructurando el volumen perdido del rostro, osea, estamos haciendo un lifting volumétrico con el que retardamos el envejecimiento”.

Como creador de este maravilloso sistema, que tiene más de 10 años de investigación y sustentado en más de 4 años de aplicación, el Doctor José Antonio Beramendi sostiene que, “este ha venido a ser un instrumento más de trabajo para los cirujanos, pues la cirugía plástica siempre será soberana, pero hoy día, donde la tendencia actual es vivir más y mejor se buscan nuevas metodologías y sin hacer grandes cortes, por lo que estamos contribuyendo con esto a dar una oportunidad más de indicación a los especialistas de la estética, para que ellos puedan ofrecerlo a las personas que no quieran ser cortadas”.

Este curso teórico práctico, con presentación en vivo de casos quirúrgicos, es el inicio de los trabajos que serán presentados en el V Congreso Nacional de Cirugía Plástica y Reconstructiva, que será celebrado los días 6, 7 y 8 de octubre, se llevó a cabo, gracias a las facilidades ofrecidas por el Centro de Cirugía Plástica y Especialidades Santo Domingo (CECIP), y con él se inicia el desarrollo de una serie de temas que orienten, formen y enseñen a los cirujanos plásticos del país las últimas tendencias en la práctica de la cirugía, lo que además, beneficia directamente a los usuarios de estos servicios y cierra cualquier posibilidad de que personas sin criterio y sin la debida preparación en materia de estética puedan mercadear este servicio, que exclusivamente pueden ofrecer los médicos cirujanos.

En la actualidad y después de muchos años de investigación, sumados a una gran cantidad de aplicaciones de la técnica en pacientes que son la mejor carta de presentación de cualquier procedimiento estético y al trabajo serio que estamos llevando a cabo, los cirujanos plásticos del mundo han aceptado el procedimiento y los resultados han sido muy eficaces, dice su creador.

En Brasil, donde comenzó a aplicarse esta novedosa técnica, desde hace más de 4 años y directamente en la Clínica de Cirugía Plástica Baramendi, han sido formados a la fecha mil quinientos médicos de ése país y unos 800 en el extranjero, sumándose a ese número de especialistas unos 22 cirujanos plásticos dominicanos, que recibieron la capacitación directamente del creador de la misma, bajo la coordinación de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, Inc. y la logística de los Laboratorios Silimed del Caribe.

Las ventajas de este procedimiento quirúrgico, están recomendadas para las personas a partir de los 30 años de edad, que es donde según las declaraciones del Doctor Beramendi, comienza el envejecimiento, es por esto, sostiene que “hemos creado un sistema de hilos para hacer el lifthing (la plástica) personalizada para cada paciente, no es solo uno, son varios, porque cada uno tiene una tracción y sustentación diferentes, entonces a es través de este conocimiento estamos haciendo la asociación para conseguir un resultado aproximado al de la cirugía plástica”.

Sostiene su creador, que esta técnica, aplicada por cirujanos plásticos, puede retrazar el envejecimiento por un tiempo mínimo de 10 años, ofreciendo las grandes ventajas de que no tiene cortes, no se pierde sangre, no tiene cicatrices porque se trabaja de manera sub-cutánea, no necesita internamientos y está indicada hasta para los envejecientes que no tienen condiciones de hacerse una cirugía plástica por el riesgo de la anestesia general, teniendo también la facilidad de que se trabaja con anestesia local y los resultados son inmediatos.