Soplan vientos de cambios políticos

Por Carlos Luis Baron martes 8 de mayo, 2012

La Revolución Francesa, marcó el inicio de una nueva era para la humanidad, significando la transformación político social más trascendente para toda Europa, la cual se inicia en el año 1789 y abarca todo el Siglo XVII.

La Revolución Francesa, produce el derrocamiento de Luis XVI, perteneciente a la Casa Real de los Borbones. Liquida la monarquía en Francia y se produce el nacimiento de la 1° República. Sus vientos de cambios y libertarios, pronto se extendieron por los diferentes confines de la tierra, produciéndose las guerras independentistas en toda América Latina.

Francia, vuelve a ser escenario de cambios, la derecha ha sido sustituida por la izquierda, por el Socialista Hollande, electo presidente de todos los franceses, quien manifestó: “Los franceses han elegido el cambio”.

Porque hacemos estos señalamientos que parecen de párvulos, para significar que no pueden producirse cambios en la sociedad, si continúa el mismo partido en el poder y sus principales dirigentes al frente de la cosa pública. Danilo y Margarita, significan la continuidad de un gobierno neoliberal y corrupto.

¡Atención País! Vuelven a soplar los vientos de cambios y renovación, el pueblo dominicano inició la travesía para rescatar su democracia, que atraviesa por la etapa más critica desde hace 50 años, la soberbia del PLD y sus dirigentes, han creado un estado unipolar, hegemónico e intolerante.

Señores electores, el relajamiento de nuestras instituciones, como es una nomina supernumeraria en todos los ministerios y direcciones generales, el manejo político coyuntural del estado al servicio de un partido, la conformación del aparato judicial al servicio del presidente y su partido, producen necesariamente como resultado, una pérdida de la calidad democrática en la República Dominicana.

Por favor, no crean que es una anécdota que les contaré, fue un hecho inverosímil, pero real, el fin de semana, regresaba desde San Francisco de Macorís a Santiago, de pronto avisto algo inusual, 5 o 6 helicóptero por el aire y un tropel de Jeepetas Amarillas (Preciosas), por el ulular de las sirenas, a gran velocidad y excesivo empeños de escoltas y autoridades, casi nos vamos contra las retorcidas barandas de hierro de la autopista, igual que nosotros a otros les tocó la misma suerte, una señora linajuda, con pamela morada, bufanda amarilla, ajustada a un jean, cuidadosamente maquillada, que forma parte de las activistas que acompañan la primera dama, proclamó eufórica al descubrir los helicópteros, “esta es una caravana por aire y tierra, tenemos que ganarle en Santiago, y hasta en Gurabo, con el poder no se juega”.

Amigos electores, tenemos la certeza que tu voto es de censura, un voto de castigo contra el partido en el poder y sus candidatos. En esta hora suprema la nación reclama de sus buenos hijos, votar contra la afrenta que significa el PLD, el deterioro de la democracia dominicana, el crecimiento vertiginoso de la marginalidad, la desigualdad social, la política clientelar para tiempos electorales, el surgimiento de una clase política con poder económico.

La democracia dirigida por malos demócratas, sin sentimientos patrióticos, que ven en el ascenso al poder una oportunidad financiera, trae como consecuencia una democracia carente de calidad, negadora de los derechos sociales y económicos de la mayoría.

Hipólito, es un hombre integro y vertical, cuyo programa de gobierno que leído con detenimiento, es un proyecto de nación en la que el epicentro del mismo es el ser humano, el hombre y la mujer dominicana, el país y el perfeccionamiento de sus instituciones, siendo prioritarios los temas de educación el 4%, la salud, el empleo, la vivienda, la Seguridad Social, seguridad ciudadana, políticas para detener la delincuencia y el narcotráfico, a la vez que asume un compromiso de conducir al pueblo dominicano, por un sendero de prosperidad, justicia social, solidaridad y ensanchamiento de las libertades públicas.

Hipólito, tiene un compromiso con el saneamiento de la economía nacional, disminuir a su máxima expresión el déficit fiscal y la hipertrofiada deuda pública, así como la redistribución equitativa de las riquezas nacionales, formular e implementar presupuestos equilibrados, estableciendo políticas para el desarrollo integral de las diferentes regiones, en las que los actores fundamentales, serán las instituciones de la sociedad civil y los ciudadanos inspirados en el forjamiento de un mejor país.

Pueblo dominicano, ahora o nunca. Vota PRD. Vota Hipólito Presidente. ¡Vota por el Cambio Verdadero!