Sosa considera “difícil” para Rodríguez decidirse jugar Clásico

Por viernes 6 de enero, 2006

Santo Domingo, 6 ene (EFE).- El jardinero dominicano Sammy Sosa consideró hoy que su compatriota, el tercera base Alex Rodríguez, atraviesa por una situación "difícil" al no saber definir si juega o no con el equipo de Estados Unidos en el Clásico Mundial de béisbol en marzo próximo. "Alex (Rodríguez) es norteamericano porque él nació en Estados Unidos, y uno es de donde nace", dijo un enfático Sosa al participar de un programa televisivo local.

Según una información reseñada el miércoles en el periódico "The New York Times", Rodríguez habría decidido enfundarse en la camiseta del equipo estadounidense, y dejar atrás su anterior posición de no participar del Clásico para no "herir" al país donde nació, Estados Unidos, y al de sus padres, República Dominicana.

Aunque al principio rehusó referirse al tema, Sosa aseguró que "entendería" a Rodríguez si, finalmente, decide jugar con el equipo estadounidense.

"Es que hay que entenderlo, él nació en Estados Unidos, él juega en Estados Unidos, y su imagen e intereses se verían afectados si juega para República Dominicana y no lo hace para el equipo de Estados Unidos, a pesar de que sus padres son dominicanos", explicó el veterano jugador.

Cuestionado en torno a si Rodríguez le haría falta al combinado dominicano, Sosa se encogió de hombros y exclamó: "en el país hay mucho talento (…) muy buenos jugadores".

El toletero quisqueyano, que está a sólo 12 cuadrangulares de alcanzar la mítica cifra de 600 bambinazos en las Grandes Ligas, pareció molestarse cuando se le cuestionó en torno a sus condiciones para hacer el equipo dominicano.

"¿A quién se le ocurriría excluirme del equipo dominicano?", inquirió Sosa, para a seguidas restar calidad a quienes cuestionen sus habilidades como jugador, y agregar de que "tengo números suficientes para eso".

Por otra parte, Sosa reiteró de que volverá a estar en uniforme en la próxima temporada de las Mayores.

"Estoy en conversaciones con un equipo muy competitivo y con otro no tanto (…) a estas alturas estoy más interesado en un anillo (de Serie Mundial) que en el dinero", afirmó el jardinero, sin ofrecer mayores detalles.

Sosa, que saltó al estrellato en 1998 durante su histórica ballata de jonrones con el estadounidense Mark McGwire, tuvo unos números pálidos la pasada temporada con los Orioles de Baltimore.

El veterano jardinero apenas bateó para .231, con 14 vuelacercas y 45 carreras producidas, cifras muy debajo para el único jugador en las historia de las Grandes Ligas en despachar 60 o más cuadrangulares en tres temporadas.

"Mi rendimiento en 2005 se debió a las lesiones que me afectaron y a que el parque de Baltimore es demasiado incómodo para los bateadores, pero recuerden que aún queda mucho por ver de Sammy Sosa", aseguró sonriente el toletero.