Súmate denuncia “doble votación” y “coacción” para sufragar

Por domingo 4 de diciembre, 2005

Caracas, 4 dic (EFE).- La organización civil opositora venezolana Súmate denunció que la "doble votación" y la "coacción" han sido las principales irregularidades en las elecciones legislativas de hoy.

Súmate es considerada por el Gobierno como la conexión venezolana en un supuesto plan desestabilizador de Washington, y dos de sus directivos se enfrentan el martes un juicio por "usurpar funciones" de los partidos políticos y del Poder Electoral durante el referendo revocatorio presidencial del pasado año.

El directivo de la organización, Alejandro Plaz, dijo en rueda de prensa que han recibido "denuncias de todas partes del país sobre la coacción para que las personas vayan a votar".

"La doble votación y personas que salen de sus centros habiendo votado sin llevar la marca de la tinta en el dedo", es otra denuncia que ha recibido insistentemente la organización civil, señaló Plaz.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) accedió a suspender el uso en las legislativas de las máquinas "capta huellas", que a través de la identificación dactilar evitan la duplicidad del voto, después de que la oposición condicionara su participación en el proceso a la eliminación de ese dispositivo.

Súmate también ha recibido reportes referidos a que el Gobierno utiliza vehículos para buscar a los votantes en sus casas y llevarlos a los centros de sufragio, agregó Plaz.

A lo largo de la campaña electoral, Súmate denunció la "ilegitimidad" de la directiva del CNE, supuestas debilidades del sistema automatizado de votación y la falta de transparencia del proceso, argumentos utilizados por los principales partidos de oposición para retirar sus candidaturas a última hora.

También convocó a la ciudadanía a congregarse hoy en las iglesias durante la jornada de votación, una acción que a juicio de Plaz el pueblo venezolano "cumplió de forma extraordinaria".

Súmate admite haber recibido financiación del Fondo Internacional para la Democracia (NED), con fondos del Congreso de EEUU, y una de sus líderes, María Machado, es la única dirigente opositora que fue recibida por el presidente de EEUU, George W. Bush, en mayo pasado.

Plaz, Machado y otros dos directivos de la organización civil enfrentan un juicio por "conspiración" por haber presuntamente utilizado los fondos extranjeros para actividades contra el Gobierno.