Talabani no firmaría la sentencia de muerte contra Sadam Husein

Por domingo 11 de septiembre, 2005

Moscú,(EFE).- El presidente de Irak, Yalal Talabani, aseguró hoy que no firmaría una sentencia de muerte contra el encarcelado ex gobernante iraquí, Sadam Husein, en caso de que fuera dictada por el Tribunal especial que le juzga.

"La sentencia la dicta el tribunal. Como presidente puedo asegurar con toda claridad que no voy a firmar la sentencia de muerte contra Sadam", dijo Talabani en declaraciones a la agencia rusa Interfax.

El Tribunal Especial que juzga a Sadam Husein podría condenarle a la pena de muerte si es declarado culpable de la matanza de chiíes llevada a cabo en 1982 en la localidad de Al Dayil, unos 60 kilómetros al norte de Bagdad.

El primero de los procesos judiciales contra Sadam arrancará el próximo 19 de octubre, solo cuatro días después de que se celebre el referéndum sobre la Constitución iraquí.

Husein será juzgado junto a siete altos cargos de su régimen, entre ellos el vicepresidente, Taha Yasín Ramadán y el hermanastro de Sadam, Barzán Brahim al Hasan, jefe de los servicios de espionaje en la época.

Talabani afirmó conocer exactamente donde se cobijan los partidarios de Sadam, "un país árabe vecino", pero agregó que no podía dar a conocer su nombre.

"Las fronteras eran casi transparentes durante mucho tiempo. La mayoría de los terroristas no son iraquíes. Nunca ha habido terroristas suicidas en nuestro país. No es propio de nuestra cultura", dijo.

Según el presidente iraquí, "los islamistas radicales han declarado una política de genocidio contra los chiitas, a los que consideran infieles, y los kurdos".

Por otra parte, Talabani llamó a Rusia a revisar su política hacia Irak, que calificó de "no realista" e incluso "hostil", ya que el actual régimen "estará en el poder durante mucho tiempo".

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha mostrado en varias ocasiones su diferencias con Estados Unidos al describir a Irak como un país "ocupado" por tropas extranjeras.

"Rusia debe establecer buenas relaciones con el Gobierno, el Parlamento y los partidos políticos. Sólo una política amistosa permitirá que las compañías rusas retornen al país", señaló el presidente iraquí.

En este sentido, Talabani matizó que las empresas rusas hicieron negocios "con Sadam, no con Irak" y que el Parlamento incluso estudia "suspender todos los contratos suscritos por el antiguo régimen".

La petrolera rusa Lukoil suscribió en 1997 un contrato con las autoridades iraquíes por valor de 3.800 millones de dólares para el desarrollo de los yacimientos iraquíes de Qurna-2 hasta 2020.

En un primer momento, las sanciones de las Naciones Unidas impidieron esa explotación, y posteriormente, tras la caída de Sadam, los contratos quedaron pendientes de la decisión del gobierno provisional iraquí impuesto por Estados Unidos.

En un intento de descongelar estos contratos, Putin anunció hace unos meses la condonación de aquí al 2008 de casi 10.000 millones de dólares de la deuda exterior contraída por Bagdad.EFE