Tareas de rescate y drenaje de Nueva Orleans marchan a todo vapor

Por martes 6 de septiembre, 2005

Nueva Orleans (EEUU), 6 sep (EFE).- Las tareas de rescate y drenaje de las aguas en Nueva Orleans, contaminadas con la bacteria "E.coli", siguieron hoy a todo vapor, mientras el Gobierno de EEUU hará una petición millonaria al Congreso para asistir a los damnificados.

Esta ciudad comenzó hoy a dar muestras de progreso en labores de recuperación tras el embate del huracán "Katrina", que puede haber dejado 10.000 muertos o más, según estimó el pasado lunes su alcalde, Ray Nagin.

Los equipos de ingenieros comenzaron a bombear hoy el agua que anega la ciudad tras completar el sellado de la brecha en uno de los murallones del canal por donde el lago Pontchartrain se desbordó sobre Nueva Orleans, mientras los bomberos intentaban contener un incendio cerca del Barrio Francés.

Fuentes del ayuntamiento de Nueva Orleans alertaron hoy de que las aguas que inundan las calles de la ciudad están contaminadas con la bacteria "E.coli", que causa diarrea y en casos graves hasta la muerte.

El pasado viernes el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU señaló que el drenaje del agua que ha inundado el 80 por ciento de Nueva Orleans podría tomar entre 36 y 80 días.

A medida que vayan avanzando las tareas de drenaje, la recogida de basura y escombros llevará otras dos semanas, y que harán falta de seis a ocho semanas para restablecer el suministro eléctrico, según dijo Nagin al diario "The Times Picayune".

Ese diario informó hoy, además, que la Guardia Nacional del estado de Arkansas encontró decenas de cadáveres en un refrigerador del Centro de Convenciones de Nueva Orleans, donde se refugiaron miles de personas que permanecieron cerca de seis días sin agua potable, sin aire acondicionado, sin alimentos y sin protección policial.

Fuentes del Capitolio informaron hoy, por su parte, que el presidente estadounidense, George W. Bush, pedirá al Congreso 40.000 millones de dólares para hacer frente a las tareas de asistencia a las víctimas del ciclón.

La semana pasada, el Congreso aprobó un paquete de ayuda de 10.500 millones de dólares, la mayoría destinada a la Administración Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), la agencia federal encargada de coordinar la respuesta a desastres naturales.

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional, unas 182.000 personas han sido desplazadas a unos 559 albergues en varios estados del país, se han salvado 32.000 vidas y se han distribuido 18 millones de litros de agua y 11,3 millones de comidas rápidas.

Además, Bush anunció hoy que encabezará una investigación sobre los errores que se cometieron antes y después del azote del ciclón.

El objetivo de la investigación es "garantizar que podemos responder de manera adecuada si se produce un ataque con armas de destrucción masiva u otra tormenta de grandes dimensiones", destacó Bush, quien ha sido fuertemente criticado por su gestión en las tareas de rescate y asistencia a los afectados.

La lentitud con la que las autoridades federales respondieron a la devastación causada por el huracán avivó hoy a los líderes de la comunidad negra estadounidense, quienes han exigido respuestas ante el aparente racismo en las operaciones de evacuación y rescate de los damnificados, la mayoría pobres y de raza negra.

El legislador demócrata sureño John Lewis dijo que la tragedia de Nueva Orleans le recuerda a la miseria que vio de primera mano en Somalia en 1992.

Sólo que "estamos en EEUU y no somos un país del Tercer Mundo", y la respuesta inicial ha sido "una vergüenza nacional", señaló.

Respecto a los planes militares de EEUU en la guerra contra el terrorismo en Irak y Afganistán, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, afirmó hoy que la catástrofe provocada por "Katrina" no cambiará los objetivos trazados.

"Tenemos las fuerzas, la capacidad y la intención de llevar a cabo la guerra contra el terror y responder, al mismo tiempo, a la crisis humanitaria sin precedentes aquí en casa", dijo Rumsfeld en rueda de prensa junto al jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Richard Myers.

En cuanto a la ayuda internacional, la ONU informó hoy de que ha empezado a movilizar tres equipos de emergencia para suministrar ayuda humanitaria a los damnificados por "Katrina".

Por su parte, Uruguay decidió hoy enviar a dos unidades potabilizadoras de agua y dos toneladas de leche en polvo, mientras un primer convoy de 167 militares mexicanos está previsto que llegue mañana, miércoles, a Estados Unidos para entregar ayuda humanitaria y colaborar en las labores de rescate y apoyo.

El huracán "Katrina", uno de los mayores desastres naturales que han sacudido este país en su historia, azotó el pasado lunes los estados de Luisiana, Misisipi y Alabama, después de pasar el 25 de agosto por Florida, y puede haber dejado miles de muertos, según las autoridades, así como millonarios daños materiales. EFE