Técnicos y ambientalistas coinciden en retirar el rockash de la zona costera

Por martes 29 de noviembre, 2005

En una consulta encabezada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Academia de Ciencias de la República Dominicana se planteó la posibilidad de que el rockash fuera incinerado en los hornos de alta temperatura de las cementeras dominicanas, aunque también se reiteró la petición de retornarlo a su punto de origen, así como se expusieron las alternativas de enterrarlo o utilizarlo como material de construcción.

Ante un centenar de personas procedentes de diversas organizaciones, entre ellas las convocantes y del movimiento ecologista, el secretario de Medio Ambiente, Max Puig, realizó una exposición en donde señaló que “tenemos dos posibilidades ante el rockash: disponer de él en el país o exportarlo”.Indicó que en la Secretaría se han analizado diversas salidas a la luz de criterios como: si se elimina o no el material; el costo de la operación; el tiempo de llevarla a cabo, y el impacto que provocaría en las comunidades.

Al hablar de la posibilidad de sacarlo del país, dijo que se han contactado diversas empresas especializadas que ofrecen llevarlo a posibles depósitos internacionales, pero que dicha solución tiene un alto costo económico, incluyendo la necesidad de prepararlo para “esta especie de exportación”.

Al ser cuestionado sobre el costo, Puig expresó que cálculos preliminares lo sitúan en alrededor de 18 millones de dólares.

Explicó que la disposición en el país se puede hacer mediante cuatro procedimientos: utilizarlo en construcción, especialmente en carreteras; disponer de él mediante la creación de piscinas para su tratamiento; enterrar el material o incinerarlo a través de las empresas cementeras nacionales.

Incinerar el rockash

Ante estas propuestas, el ingeniero Osiris de León, miembro de la Junta Directiva y coordinador de la Comisión de Ciencias Naturales y Medio Ambiente de la Academia de Ciencias, expresó que el rockash correctamente manejado tiene muchos usos en ingeniería, pero que mal manejado genera contaminación, sobre todo en ambiente costero-marino.

Explicó largamente cómo es utilizado en la construcción y cómo añadido en una proporción adecuada al cemento Pórtland contribuye a hacer del mismo un producto óptimo para la construcción de grandes obras, como presas, carreteras y grandes edificios.

Dijo que tanto la EPA –autoridad medioambiental en Estados Unidos- como en Europa, el uso del fly ash (cenizas del carbón utilizado en la generación eléctrica y que son la base del rockash) es promovido, incluso en obras gubernamentales.

Explicó cómo se ha dispuesto en el país de las cenizas que se originan en ITABO, lo cual debe responder a estándares impuestos por el Banco Mundial.

En ese sentido, Osvaldo Oller, vicepresidente ejecutivo de Dominicana de Cemento –DOMICEN- dijo que la empresa que representa está en disposición de apoyar a la Secretaría en la solución del problema del rockash. El empresario ofreció apoyo técnico para cualquiera de las soluciones que finalmente sea escogida para retirar el material de las comunidades donde se encuentra.

Tanto Domicen como Cemex Dominicana disponen de hornos de alta temperatura que harían posible la incineración del material.

Además de las autoridades de Medio Ambiente y miembros de la Academia de Ciencias, en la consulta se encontraban presentes el Procurador General para el Medio Ambiente, Andrés Chalas; el asesor ambiental del Poder Ejecutivo, Paíno Abréu; el presidente de la Academia de Ciencias, Nelson Moreno Ceballos, quien dio apertura a la actividad, felicitando a Medio Ambiente por el método escogido y sugiriendo que este fuera un proceso normal para enfrentar otros problemas ambientales del país.

También delegados de numerosas organizaciones, entre ellas el CONIAF, la UASD, FAO, Ecoparques, DED, CEBSE (que trabaja en la Bahía de Samaná), de la Dirección de Minería, Consorcio Ambiental Dominicano, Asociación de Hoteles y Restaurantes de Bayahíbe-La Romana, así como representantes del sector empresarial y de la Secretaría de Turismo, entre otras.