Termina felizmente secuestro de avión con 25 ocupantes

Por lunes 12 de septiembre, 2005

Bogotá, (EFE).- El secuestro de un avión colombiano concluyó felizmente después de algo más de seis horas de tensión y tras la puesta en libertad de sus 25 ocupantes y la negociación entre delegados oficiales con los dos secuestradores.

Algunas fuentes oficiales admitieron desconocer detalles de la negociación con los dos secuestradores, el padre, en silla de ruedas, y su hijo, quienes decidieron cometer esa acción para exigir una indemnización tras una fallo del Consejo de Estado en su contra.

El avión, un bimotor De Havilland Dash 8-300 de la empresa Aerovías de Integración Ragional (Aires), fue secuestrado cuando volaba entre Florencia (400 kilómetros al suroeste de Bogotá), Neiva y Bogotá, ciudad en la que aterrizó, como demandaron los secuestradores, para iniciar las negociaciones.

Los dos secuestradores fueron sacados del avión e introducidos en un vehículo de bomberos.

El Gobierno formó una comisión negociadora, encabezada por Eduardo Mesa, fiscal de derechos humanos; Carlos Franco, de la oficina de Derechos Humanos de la Presidencia colombiana, y por un sacerdote no identificado.

También participaron los congresistas Carlos Moreno, independiente, y Gustavo Petro, de la izquierda, solicitados por los dos hombres que amenazaron a los pilotos con algunos explosivos.

Los dos secuestradores son habitantes de la zona conocida como Playa Rica, cercana al municipio de Valparaíso, en el departamento sureño y selvático del Caquetá, del que Florencia es capital.

Hace 14 años, Porfirio Ramírez Aldana resultó herido y quedó inválido, durante un registro de la fuerza pública en su casa, cuando se desató un tiroteo.

Desde entonces demandó al Estado, pero el fallo de la semana pasada en su contra impide que sea indemnizado y, al parecer, decidió junto a su hijo Businhauer Ramírez Reynoso, el secuestro para llamar la atención.

Nueve pasajeros, entre ellos mujeres y niños, fueron los primeros en salir del aparato, cuando éste aterrizó en el aeropuerto de "Catam", vecino a "Eldorado", de la capital colombiana.

Poco después, los dos secuestradores permitieron bajar del avión a otro grupo de pasajeros y sólo permanecieron en el interior ellos y los pilotos, así como los integrantes de la comisión negociadora.

Entre el pasaje figuraban los congresistas Reynaldo Duque González, secretario de la comisión de acusación de la Cámara de Representantes, y Luis Antonio Serrano Morales.

Durante casi tres horas el aeropuerto de Bogotá fue cerrado y los vuelos que debían llegar a la capital colombiana fueron desviados a Cali, suroeste del país.

Asimismo, decenas de soldados y policías, así como agentes de los organismos de seguridad, rodearon el avión a cierta distancia y no permitieron que se acercaran decenas de periodistas y cámaras.

En Cali, capital del departamento del Valle, precisamente, se encontraba en una reunión de trabajo el presidente colombiano, Alvaro Uribe, quien tras ser informado del secuestro, regresó a Bogotá.

Radio Cadena Nacional(RCN) señaló, citando "fuentes oficiales", que la casa de los Ramírez en Valparaíso fue allanada hoy, tras ser identificados los secuestradores, y las autoridades "hallaron planos de aviones" similares al secuestrado hoy. EFE