Terremoto de siete grados sacude Perú, Ecuador, Colombia y Brasil

Por lunes 26 de septiembre, 2005

Lima, (EFE).- Un terremoto de siete grados en la escala abierta de Richter, con epicentro en la selva peruana y que se sintió en Colombia, Brasil y Ecuador, provocó un muerto y once heridos, según fuentes oficiales.

El Instituto de Geofísica de Perú informó de que el seísmo se registró a las 20.55 hora local del domingo (01.55 GMT del lunes) y su epicentro se ubicó a 85 kilómetros de Moyobamba, ciudad en la que el último movimiento telúrico se produjo en 1990 con el resultado de 135 muertos y más de 800 heridos.

La ciudad más afectada por el seísmo es Tarapoto, la capital del departamento de San Martín, con 180.000 habitantes.

En la localidad de Lamas, en Tarapoto, se desplomaron las paredes de un bar, donde murió una persona y otras once resultaron heridas.

Lamas, a 20 minutos por carretera desde Tarapoto y localizada en una colina, es un pueblo quechua hablante de 8.000 habitantes que se refugiaron en la selva en su huida de los incas en el siglo XIII.

Más de la mitad de las viviendas de Lamas, construidas con barro y caña, han resultado afectadas por el terremoto, informó a EFE un portavoz policial del lugar, quien agregó que el temor a las réplicas impedirá a sus habitantes dormir esta noche.

Tanto Tarapoto como Moyobamba, ubicadas en la llamada "selva alta" de Perú y cerca de la frontera con Brasil, son zonas sísmicas al estar enclavadas en una falla ubicada en la parte oriental de la Cordillera Azul de los Andes.

El seísmo se sintió con gran intensidad en las ciudades de Lima, Piura, Chiclayo, Trujillo e Iquitos, todas ellas sedes del Campeonato Mundial de Fútbol Sub-17, según constató EFE, así como en los países vecinos de Ecuador, Colombia y Brasil.

Los pobladores de las localidades selváticas de Moyobamba, Yurimaguas, Rioja, Chachapoyas, Baguas, Juanjuí, Bellavista y Nueva Cajamarca también dormirán en plazas e instalaciones deportivas por el temor al seísmo que los dejó varias horas sin electricidad y sin servicio telefónico.

El jefe del Instituto Geofísico de Perú, Hernando Tavera, dijo que el epicentro del terremoto se localizó a 100 kilómetros de profundidad, "hecho que explica la gran magnitud" de la sacudida, aunque consideró que este hecho "disminuye su capacidad destructiva".

"El seísmo golpeó la cordillera de los Andes y tuvo una gran energía telúrica que llegó hasta la costa peruana", añadió.

En Moyobamba, sede del epicentro y destino turístico por su arquitectura de origen español, se derrumbó un muro de la prisión de la ciudad y la policía está en alerta para evitar la fuga de los reclusos, un total de 475.

Hasta el momento, no se puede calcular con exactitud el número de damnificados del seísmo en la selva de Perú y el primer reporte de Defensa Civil se conocerá en la mañana del lunes (hora local).

En Piura (norte) e Iquitos (noroeste), el terremoto tuvo lugar cuando miles de personas abandonaban los estadios de estas ciudades tras asistir a los partidos de fútbol de cuartos de final que se disputaban a esa hora.

Aunque saltó la alarma entre la población, prevaleció la tranquilidad, sobre todo en el estadio de "Max Augustin" dado que cuando se produjo el seísmo unas 25.000 personas, que habían presenciado el triunfo de Turquía sobre China en el partido de cuartos de final del Mundial, se retiraban del recinto deportivo.

Por los altavoces del estadio se pidió calma al público, que respondió con tranquilidad, y se completó la evacuación sin lesiones o escenas de pánico, según comprobó EFE en el mismo lugar de los hechos.

En cuanto a la ciudad de Piura, donde también se acababa de disputar el partido de cuartos de final entre Costa Rica y México, los habitantes salieron de sus casas y los seguidores de ambas selecciones de fútbol se congregaron en las calles con sorpresa.

El último gran terremoto que asoló Perú ocurrió en junio de 2001, con una intensidad de 8,1 grados en la escala de Richter, y causó 77 muertos, 900 heridos y unos 220.000 damnificados en los departamentos sureños de Moquegua, Arequipa y Tacna. EFE