Terroristas piden dejar operar “narcos” libremente

Por miércoles 28 de diciembre, 2005

Lima, (EFE).- Una columna armada de la banda terrorista Sendero Luminoso amenazó de muerte a los pobladores de una localidad del departamento peruano de Ayacucho para que dejen operar libremente a los narcotraficantes, informó ayer un diario limeño.

"El Comercio" recoge declaraciones del alcalde de Ccarhuarán, Gabriel Montes, que llegó a la ciudad de Ayacucho, 575 kilómetros al sureste de Lima, para denunciar que los senderistas "ahora protegen abiertamente a los narcotraficantes".

Montes señaló que los integrantes de bandas de traficantes de estupefacientes utilizan su pequeño poblado, de unos 2.000 habitantes dedicados a la agricultura, como paso hacia las ciudades de Huamanga y Huanta.

El alcalde contó a las autoridades departamentales y a jefes de las fuerzas de seguridad, que hace diez días llegó a esa localidad una columna terrorista de unos 30 miembros que reunieron a los pobladores y les conminaron a no atacar a los "narcos" que pasan por el lugar.

La versión indicó que los senderistas acusaron a los habitantes de asaltar a los que transportan la droga y dijeron que tenían una lista de personas que se dedicaban a ello y amenazaron con "tomar medidas si los atracos continuaban".

Las columnas remanentes de Sendero Luminoso actúan desde hace varios años en connivencia con los narcotraficantes, a los que ofrecen seguridad para su ilícito negocio a cambio de dinero, armas y alimentos, según las versiones oficiales.

Según la denuncia del alcalde de Ccarhuarán, la amenaza terrorista a su pueblo es una demostración de que el apoyo senderista al narcotráfico es ahora abierto y explícito.

La zona selvática del departamento andino de Ayacucho es uno de los tres sectores, con la región del Huallaga, y la selva central, en la que se asentaron los remanentes de la banda maoísta, tras su derrota política y militar con la captura en septiembre de 1992.

En esa ocasión fueron capturados el fundador y cabecilla máximo de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y una decena de sus principales lugartenientes.