Tiempos de vivir en pie

Por Carlos Luis Baron martes 3 de julio, 2012

Estos son tiempos de no bajar la cabeza, de pararse erguido y exigir nuestro pan y el de nuestros hijos, con trabajo, con dignidad, con honor, con decencia, con la frente en alto, con firmeza. El reino prometido incluye también la tierra, de la cual unos cuantos se creen amos y señores. De las mentiras ya hemos padecido demasiado con mucho. Estos son tiempos donde la vida de quienes actuamos en ella, puede ser tan fugaz que no podemos darnos el lujo de hacer un falso papel. Es tiempo de siempre, en el hombre tratando de encontrar su humanidad, dejar huellas en él, es y ha sido lo más importante.

Es tiempo de construir nuestro mundo con sueños propios, no aquellos que otros, con otras realidades quieren que soñemos. Hagamos nuestro este tiempo, no habrá una segunda oportunidad, hacerlo sin odios ni violencia, pero si con perseverancia.

Nuestras instituciones, tanto las públicas como las privadas, tienen que cambiar, deben volver a ser más directas, más sinceras y transparentes hacia quienes deben su razón de existir y para lo que fueron originariamente creadas.

Estos días exigen vivir de pie nunca de rodilla, excepto si es ante Dios todo poderoso, esta época tiene que ser el tiempo del amor sincero, tiempo de recuperar la sensibilidad ante un niño en la calle. Sino enfrentamos nuestras realidades nunca la podremos cambiar.

Hay enormes e infinitas razones para no dar cabida a quienes, con poses y fachadas, pretenden engañarnos. Rompamos las cadenas que nos mantienen atados a la ignorancia, que nos niegan la enseñanza para construir un mundo mejor.

Es periodo propicio para enderezar caminos, sobre todo para tantos jóvenes que se encuentran desviados de lo que deben ser sus sueños y aspiraciones, de un país también joven como el nuestro. Su oro es su conciencia, su vitalidad, su fuerza, no la cambien por farsas expectativas. Vivamos de pie y si por causa como la que planteo se nos va la vida, Amén. Que sea con dignidad.