“Todo Incluido”: Risas dispersas entre pobre realización y poca creatividad

Por Carlos Luis Baron martes 22 de septiembre, 2015

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Cuando llegué al cine de Sambil para acudir al estreno de la nueva película de Roberto Ángel Salcedo, tenía la ilusión de ver algo diferente en la línea y estilo de Robertico; estaba esperanzado en ver cosas distintas, originales, en su nueva producción cinematográfica.

Lamentablemente su filme ”Todo Incluido”, resultó “más de lo mismo”; una película en la que, la creatividad y la originalidad, brillaron por su ausencia, originando ocasionales risas dispersas, ante un muy deficiente guión.

El contenido del filme es un amasijo de historias paralelas que quieren guardar concatenación, pero no lo logran. Fausto Mata es Víctor, un ejecutivo de una compañía de seguros, con una celosa esposa que no le pierde “ni pié, ni pisá”, en sus movimientos. Pero Víctor tiene otro problema; dos amigos aparecidos de la nada, Manolo Ozuna y Bolívar Valera, que están huyendo de la Policía, que los persigue por robos y van donde Víctor buscando protección.

Por otro lado está “la historia” del buen mozo conquistador Manuel, encarnado por Mario Peguero, que no solo tiene su primera base (Zeny Leyba, su esposa), sino también una segunda base (Bettina Victoria, su novia), y hasta una tercera, (Jenny Blanco, su amante).

Los enredos, no solo se limitan a la trilogía de féminas, sino que Manuel tiene que enfrentar por igual al papá de la novia,(Kenny Grullón), un recalcitrante combatiente de “la vieja guardia” que ha jurado matar a Manuel, antes que se burle de su hija.

Una tercera “historia”, se enfoca en los ancianos Don José Luís (Cuquín Victoria) y su esposa, encarnada por Edilí, otoñal pareja que lleva una vida de temores y enfermedades.

Y usted se preguntará: ¿Y donde encajan ellos en la trama de la película? Hágale la pregunta a Robertico, porque lo que soy yo, todavía me estoy preguntando cómo fue a parar toda esta gente a Punta Cana, para allí armar un tremendo rebú que terminó juntando a “mansos y cimarrones”, en un final de “paños y manteles”.

Para complicar aún más el contenido secuencial, al director y productor de la cinta se le ocurrió emplear “flash backs”, o sea, narraciones en retrospectiva de los hechos, “sistema de construcción”, de lo cual se abusó en extremo.

En la cinta tienen participación, además, en planos secundarios; José Manuel Rodríguez, Robert Sánchez, Rafael Alduey y la veterana Niurka Mota.

En el plano actoral, citamos como puntos luminosos las actuaciones de Fausto Mata, Manolo Ozuna y Edilí. Hay que destacar por igual, en honor a la justicia, la música de Amaury Sánchez.