Tokio y Washington sellan una “alianza militar global”

Por domingo 30 de octubre, 2005

Tokio, EFE).- Japón y Estados Unidos han puesto en marcha su nueva "alianza global" de seguridad, cuyo pilar es el acuerdo alcanzado en Washington para la reubicación de las fuerzas armadas norteamericanas estacionadas en el archipiélago nipón de Okinawa. La prensa japonesa destacó que cambia la actual estrategia de seguridad nipona el acuerdo firmado la víspera por el ministro de Exteriores, Nobutaka Machimura, el director de la Agencia de Defensa, Yoshinori Ono, el secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, y Condoleezza Rice.

La agencia de noticias Kyodo calificaba este acuerdo como "una nueva etapa en la alianza (de los dos países) que acelera la integración militar y da un papel más activo a Japón".

El acuerdo, entre otros puntos, establece que EEUU retirará 7.000 de sus marines estacionados actualmente en el archipiélago de Okinawa, a unos 1.500 kilómetros de Tokio, y los trasladará a Guam, en el Pacífico occidental norteamericano.

Además, contempla la reubicación de varias bases en Okinawa y otras partes de Japón, a la vez que las fuerzas de auto defensa niponas adquieren nuevas funciones en la seguridad internacional, que podrían incluir su participación en misiones de paz hasta ahora limitadas por la Constitución.

Precisamente, el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, abogó ayer por la reforma de la Carta Magna nipona, a fin de dotar a este país del "derecho" a poseer auténticas "fuerzas militares".

Esa reforma constitucional, cuyo borrador se acaba de presentar y podrá ser una realidad en 2006, sugiere la posibilidad de que tropas niponas participen en operaciones de paz que requieran el uso de las armas o incluso aplicando el derecho a la "defensa colectiva", es decir, acudir en ayuda de un aliado que es atacado.