Tormenta “Beta” deja lluvias pero no víctimas en Nicaragua

Por domingo 30 de octubre, 2005

Managua, 30 oct (EFE).- "Beta" avanza por territorio nicaragüense como tormenta tropical y, hasta el momento, no ha causado víctimas, mientras el Gobierno presta ayuda a los afectados y el apoyo internacional comienza a llegar al país centroamericano.

Once horas después de entrar en territorio nicaragüense por el Caribe Sur, con vientos de 169 kilómetros por hora como un huracán de categoría dos en la escala de intensidad de Saffir-Simpson (de cinco grados) y dejar a su paso fuertes lluvias y decenas de casas sin techo o en el suelo, "Beta" se degradó hoy a tormenta tropical.

El Centro Nacional de Huracanes de EEUU (CNH), con sede en Miami, informó a las 21.00 horas GMT de que "Beta" se desplazaba a once kilómetros por hora y llevaba vientos sostenidos de 100 kilómetros por hora, lo que ha impulsado al gobierno de Nicaragua a retirar los "avisos" de huracán y tormenta tropical para su territorio.

El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, afirmó hoy que "Beta" no ha provocado hasta el momento muertos ni heridos, sólo daños materiales aún no cuantificados.

No obstante, Bolaños advirtió en una rueda de prensa en Managua que "esto no ha terminado todavía, porque la tormenta sigue en Nicaragua, hay lluvias fuertes y (Beta) se dirige hacia el Pacífico, esperamos que pueda disiparse y pierda fuerza en la medida que avance".

Por ello, dijo que se mantendrá la alerta "roja" (máxima) en el Caribe y alerta "amarilla" (preventiva) en el resto del país.

El ministro de Defensa, Avil Ramírez, quien se encuentra aún en Puerto Cabezas, capital del Caribe Norte, dijo hoy a EFE por teléfono que equipos de búsqueda, salvamento y rescate han sido enviados a las comunidades cercanas a Karawala, en el Caribe Sur, donde viven cerca de 3.000 personas de diversas etnias.

En Karawala y Sandy Bay, según informó a la prensa el ministro de Gobernación, Julio Vega, el ciclón destruyó el 85 por ciento de las casas hechas de madera sobre zancos (pilotes) y causó inundaciones.

"En esas zonas han sido las mayores afectaciones, en los demás lugares por donde ha pasado hay daños menores", dijo Vega.

El jefe de la policía de Bluefields, capital del Caribe Sur, Gregorio Aburto, dijo hoy a EFE por teléfono que el ambiente en esa ciudad portuaria "es de mucha tranquilidad" y que las personas poco a poco regresan a sus lugares de origen.

"Está lloviendo un poco, pero todo está volviendo a la calma", dijo Aburto.

El Ejército de Nicaragua informó de que en las regiones del Caribe Norte y Sur y en el sector de Río Blanco (norte del país) se ha evacuado, hasta el momento, a un total de 17.812 personas a unos 37 albergues.

En el Caribe nicaragüense viven cerca de 350.000 personas, la mayoría de ellas indígenas de las etnias mískitas, sumos y ramas.

Las Fuerzas Armadas han movilizado todos sus medios navales, aéreos y terrestres para atender a familias afectadas por el sistema ciclónico.

Además, han coordinado el envío de alimentos, una brigada médica y el traslado al Caribe Sur de cuatro técnicos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) especialistas en diagnosticar daños.

La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y el Ministerio de Defensa de España enviaron hoy un avión cargado con siete toneladas de ayuda humanitaria a Nicaragua para brindar ayuda a los damnificados.

Bolaños anunció también que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) ha puesto a disposición del país unos 250.000 dólares para brindar ayuda a los afectados.

Agregó que una fragata de la armada británica llegará al Caribe en las próximas horas con 400 toneladas de comida para los afectados, y aseguró que sólo pedirán más ayuda si la necesitan.

El Gobierno ha suspendido las clases en todo el país hasta nuevo aviso.

Se prevé que "Beta" cruce la parte central de Nicaragua, pase por el Gran Lago y afecte con lluvias a Granada, a comunidades aledañas a Managua, se dirija luego hacia el occidente, a León, y abandone el territorio nacional por el puerto pacífico de Corinto, probablemente el lunes.

En Honduras, más de 7.800 habitantes del departamento de Gracias a Dios, al noreste del país, han sido evacuados ante las lluvias provocadas por "Beta", informó hoy el presidente hondureño, Ricardo Maduro.