Torrenciales lluvias le cambian el ritmo a Nueva York, NJ y Connec.

Por jueves 13 de octubre, 2005

NUEVA YORK._ Los torrenciales aguaceros que desde el martes en la madrugada azotan a Nueva York, New Jersey, Connectituct, Boston y otros estados del Noroeste de los Estados Unidos, le han cambiado el ritmo a la revoltosa metrópolis.

Alterando horarios de trabajo, creando caos en el tránsito, provocando inundaciones en zonas sub urbanas, anegando zonas bajas, desbordando ríos y arroyos en áreas semi rurales, las lluvias no cesan de caer y según el Servicio Nacional de Meteorología con sede en Miami, Florida, la situación seguirá pintando “gris”, quizás hasta el próximo sábado.

Miles de vehículos, han sido afectados, varándose en carreteras, autopistas, túneles y caminos, mientras cientos de casas y edificios están inundados por la acumulación de cantidades cúbicas de agua, que han roto récords en la historia de las vaguadas.

El drástico cambio global en la atmósfera, está produciendo, además de sucesivos y poderosos huracanes y tormentas tropicales, una serie de fenómenos que ahora le dan un nuevo rostro al comienzo del otoño en los estados ya referidos.

Portando sombrillas, capas impermeables, y botas de hule, los residentes del área metropolitana que abarca cinco condados, tratan de cubrirse del incesante golpeo de las lluvias, que desde hace siete días, afectan la zona Noroeste.

Además de los cinco puntos citadinos principales de Nueva York, parte de los suburbios entre estos Rockland y Weschester, están desde ayer bajo advertencias de ser inundados y con recomendaciones de que sus moradores, tomen todas las medidas apropiadas.

Otras áreas situadas al Noroeste de New Jersey también están bajo intenso ataque de las aguas. Según los cálculos de los expertos, las lluvias podrían dejar entre 3 a 6 pulgadas de agua sólo en la ciudad de Nueva York, mientras que en sitios del estado jardín como Bergen, Passaic, Essex, Hudson y Union, los aguaceros han anegado e inundado porciones importantes de sus territorios.

El estimado de que las precipitaciones pudieran concluir la noche de este jueves, se alejó visiblemente finalizada la tarde, cuando los torrentes recobraron fuerza de tormenta tropical, acompañados por estremecedores vientos y brisas de gran velocidad.

Millares se han quedado sin electricidad. En el condado de El Bronx, alrededor de cien hogares en el sector de Easchester, además de unos 1,700 en Baychester se quedaron sin luz por averías en las redes provocadas por las fuertes lluvias ayer.

Una gran cantidad de vehículos tuvieron que navegar por muchas lagunas formadas en carreteras, produciendo retrasos hasta de más de una hora en diferentes rutas de acceso. Las tardanzas se verificaron en los túneles Holland y Lincoln que conectan la ciudad con New Jersey y en el puente Verrazano que conduce desde Nueva York hasta Staten Island.

Jarrold Neal Bernstein, vocero de la Oficina de Emergencias recomendó a los choferes tratar de no transitar por vías donde se ha acumulado el agua. “Que utilicen el sentido común y conduzcan con precaución por las carreteras”, añadió el funcionario local.

El caos en el transporte ha sido tan visible que la propia Autoridad Metropolitana de Tránsito (MTA, siglas en inglés), tuvo que cambiar algunas de las rutas de varios de sus trenes, debido al agua acumulada entre los rieles de las vías.

En los aeropuertos, la mayoría de los vuelos de llegada sufrieron retrasos hasta de más de dos horas y 35 de ellos fueron cancelados. En Weschester, se verificaron varios accidentes vehiculares y el cierre de carreteras, un accidente múltiple fue provocado por un auto estremecido por los vientos en la carretera Sprain Brook Parkway, cercana a Yonkers.

Algunas salidas de la autopista Saw Mill River, que conecta a El Bronx y Yonkers con varios suburbios, tuvieron que ser cerradas.

EN NEW JERSEY

Varias áreas del vecino estado de New Jersey, se encuentran entre las más afectadas por las lluvias. Entre 1 a 4 pulgadas de agua se cumularon en los condados Bergen, Somerset, Hunterdon, Passaic, Mercer y Hudson.

Para hoy, se esperaba la caída de otras 1 a 2 pulgadas adicionales de lluvia en esos mismos sectores. Se mantiene en efecto un aviso de inundaciones en la zona.

Los niveles de los ríos subieron casi al máximo forzados por las precipitaciones, aumentando el riesgo de peligrosas precipitaciones y desbordamientos. Cientos de habitantes de sectores aledaños a los cauces, tuvieron que ser evacuados de sus casas y llevados a refugios seguros.

Algunas partes de Oakland, una de las ciudades de New Jersey, fueron anegadas y las 115 familias sacadas de sus hogares, fueron advertidas de mantenerse fuera de sus residencias.

Oakland es atravesada por el río Ramapo, una de las corrientes más fuertes del estado. En el poblado Wayne, alrededor de 600 casas fueron inundadas por los ríos Pompton y Passaic, cuando el agua llevó a un nivel de 5 pies de altura.

En el aeropuerto internacional Newark Liberty, docenas de vuelos se vieron afectados hasta por cuatro horas.

Las carreras programadas para esta noche en el hipódromo Meadowlands en East Rutheford, fueron suspendidas hasta nuevo aviso.

En los estados de Connecticut, Providence y Boston, la situación es similar a la de Nueva York y New Jersey