Tregua Navideña

Por Carlos Luis Baron jueves 5 de diciembre, 2013

Necesitamos una tregua política, social y mano de hierro contra la delincuencia. El final de año, debe ser de amor, paz y tranquilidad. La época navideña debe ser para reflexión y disfrute con las amigas, los allegados, la familia, los compañeros y compañeras de trabajo. A rezar, el que quiera ir al templo, pero el que desee tragos y mujeres, que también lo disfrute. Para ello hay unos centavos extras. Pero los partidos políticos se deben dar una tregua desde el día 15. No estamos en campaña próxima a unas elecciones, por lo que son intrascendentes las aspiraciones a destiempo de varios buscadores de cargos.

Lo malo es que en la República Dominicana de hoy, nadie al parecer tiene la autoridad suficiente para llamar a una tregua navideña, y que la misma sea respetada. Los partidos principales tienen pleitos intestinos, o tratan de reorganizar su directiva. Deben darse tres semanas de guarda.

La mayor parte de la poblacion dominicana es indiferente ante el predicamento de los partidos políticos. Solo se acciona para terciar en las elecciones. En la brega del día a día, solo está una parte ínfima, pero vocinglera, que domina los medios electrónicos y de prensa, para difundir sus ideas.

La crisis con los haitianos también debe darse una tregua. Es un problema que viene de lejos y va para largo. Por consiguiente, no debe estar enturbiando las navidades dominicanas. Podemos hacer un alto en ese expediente, y seguirlo en enero. Por demás, el gobierno debe tomar las precauciones con los miles de haitianos que en diciembre van a su país, a pasar las navidades con sus familiares, y luego retornan.

Hay que tener desde ahora un programa consensuado con las iglesias que trabajan en la frontera y con el gobierno haitiano, de como se va a dejar salir y posteriormente entrar, a los que emigren temporalmente del territorio nacional. Sino se planifica y se habla claro desde ahora, en enero habrá miles de haitianos tratando de entrar a la fuerza al país, y eso será un nuevo detonante que podría traer una mayor crisis y hasta una dosis de sangre.

Los haitianos que están legales y carnetizados deben recibir facilidades para ir a su país en las navidades, y posteriormente para regresar. El que está ilegal, si sale, no puede volver a entrar. La navidad es tiempo de alegría, de reflexión, por lo que vamos a darnos una tregua de estos problemas que no se solucionan en un día.