Tribunal electoral acelera recuento y Zelaya se adelanta a Lobo

Por miércoles 30 de noviembre, 2005

Tegucigalpa, 30 nov (EFE).- El Tribunal Supremo Electoral (TSE) acelera el recuento de votos de las elecciones generales del domingo pasado en Honduras, en las que con el 43,71 por ciento del voto escrutado el opositor Manuel Zelaya mantiene una ventaja estrecha sobre Porfirio Lobo.

Manuel Zelaya, candidato presidencial del Partido Liberal, suma 457.074 votos, contra 451.733 de Porfirio Lobo, líder del Partido Nacional. La diferencia a favor de Zelaya es de 5.341 votos.

El TSE ha escrutado hasta ahora 952.991 de votos, que representan el 43,71, subraya el informe, que añade que hasta ahora se han escrutado los votos de 6.070 urnas, de las 13.832 instaladas en todo el país.

El partido Unificación Democrática, de izquierda, ha sumado 16.055 votos, seguido de la Democracia Cristiana con 15.687 y el Innovación y Unidad-Social Demócrata, con 10.566.

Los hondureños que podían votar el domingo eran 3,9 millones.

Zelaya se ha distanciado de Lobo después de que anoche el candidato oficialista le sacó una ventaja por más de dos puntos, producto del triunfo de Lobo en el departamento de Francisco Morazán, el que concentra la mayor cantidad de votantes a nivel nacional.

Pero a partir de las primeras horas de hoy, Zelaya comenzó a recuperar la ventaja sobre su contendiente, que sigue estrecha, aunque los liberales aseguran que será de al menos cinco puntos por arriba de Lobo.

Lobo no ha aceptado hasta ahora ser el perdedor de las elecciones contra Zelaya, quien desde el pasado domingo se declaró "presidente electo" y el lunes comenzó a organizar viajes al exterior para presentarse como tal, aunque oficialmente el TSE no haya emitido su declaración final sobre las próximas autoridades del país.

El mismo día de las elecciones, el presidente del TSE, el liberal Arístides Mejía, unilateralmente declaró "presidente electo" a Zelaya con los votos de apenas 151 de las mesas escrutadas, de 13.832 instaladas en todo el país.

Mejía argumentó, entonces, que declaraba "presidente electo" a Zelaya porque los votos de las 151 urnas marcaban una tendencia similar a las encuestas a pie de urna, no oficiales, difundidas por medios locales de prensa, que favorecían al candidato liberal con cinco puntos más que Lobo.

La actitud de Mejía fue rechazada por el Partido Nacional y su candidato Porfirio Lobo, que además exigieron que se agilizara el recuento de votos, que estuvo paralizado hasta ayer, martes, cuando el organismo electoral comenzó a difundir nuevos resultados oficiales.

El vacío de información, causado por problemas internos del TSE, creó incertidumbre en el país, al extremo que algunos sectores temían una crisis grave, lo que fue descartado por el presidente de la República, Ricardo Maduro.

La Misión de Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) para verificar las elecciones en Honduras, hizo un llamamiento a los líderes políticos de los cinco partidos que participaron en la contienda y sus seguidores, a que acataran el fallo expresado en las urnas y que evitaran la confrontación.

En esa misma línea se expresó el embajador de EEUU en Tegucigalpa, Charles Ford, quien el martes se reunió, por separado, con Manuel Zelaya y Porfirio Lobo.

La OEA le pidió al TSE que agilizara el cómputo de los votos, lo que el organismo acató y se espera que a más tardar mañana haya concluido con la suma de los sufragios para el nuevo presidente, que asumirá el 27 de enero de 2006, en sustitución de Maduro, para un período de cuatro años.

Los resultados de las votaciones para diputados y alcaldes llevarán un poco más de tiempo, aunque el TSE ha comenzado a difundir algunos recuentos en los que también el Partido Liberal aventaja al Nacional.

Tras dos días de incertidumbre, las aguas volvieron a su cauce normal a partir de la reanudación del recuento de los votos, según expresaron líderes de los dos partidos tradicionales que durante más de un siglo han alternado el poder en Honduras, uno de los países más pobres de América. EFE