Un ensayo peligroso del gobierno peledeísta

Por Carlos Luis Baron jueves 16 de febrero, 2012

El gobierno ha puesto en marcha un ensayo peligroso al desatar una escalada represiva en contra de periodistas y medios de comunicación que han tenido la osadía y la valentía de denunciar alegadas acciones pecaminosas en las que habría salido a relucir el nombre de la primera dama.

El primero de los casos fue el allanamiento a la residencia del periodista Guillermo Gómez, director del programa de televisión Aeromundo y ejecutivo del diario digital El Siglo 21 y ahora le ha tocado al también periodista Marcos Martínez, del Diario 55, de Santiago, cuyas oficinas fueron igualmente requisadas.

Las acciones, indudablemente intimidatorias se producen luego, de que tanto Guillermo Gómez, el periódico El Siglo 21, como Marcos Martínez denunciaran responsablemente acciones dolosas millonarias en que salen a relucir los nombres de la primer dama doctora Margarita Cedeño de Fernández y la Fundación Global y Desarrollo, del presidente.

Es totalmente inaceptable el aparataje policiaco-militar con que se llevó a cabo el operativo a la residencia de Guillermo Gómez y a las oficinas del diario digital El Siglo 21 bajo el infeliz argumento de que desde allí se estaría “hackeando” la cuenta electrónica de la primera dama.

En tanto, que la acción represiva en contra de Marcos Martínez se lleva a cabo, según han denunciado algunos medios de comunicación después de que supuestamente el digital y otros medios online divulgaran las declaraciones del comunicador, quien además es productor y conductor del programa Diario 55 diera a conocer la existencia de una supuesta cuenta bancaria a nombre de la candidata vicepresidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), doctora Margarita Cedeño de Fernández.

Los informes que se tienen es que Martínez hizo una presentación documentada con el nombre del banco, DANSKE BANK, el país de origen, el número de cuenta, los fondos depositados y los titulares de dicha cuenta.

El comunicador, de acuerdo a reseñas periodísticas, dio a conocer que de dicha cuenta se giraron cheques por valor de 18,950.00 millones de euros, y que la misma tenía como depósito un total de 43, 892,678.96 euros, equivalente a 2 mil 200 millones de pesos. además que supuestamente un cheque con el número 50, por un valor de 5,150.00 euros, figura presuntamente a nombre de la Fundación del senador del PLD Feliz Bautista, conocida por sus siglas FUNDI.

El periodista y ex diputado habría denunciado que otro cheque con el número 51 por valor de 4,200.00 euros, fue emitido supuestamente a nombre del Banco de Reservas de la República Dominicana, y el número 52 por valor 9,6000.00 a nombre del FUNGLODE.

El abogado y comunicador, además de establecer la sede del banco donde fue aperturada la cuenta en Dinamarca, continuó su relato en el que presentaba los documentos en que sustentaba sus argumentos, e hizo algo inusual en el periodismo dominicano cuando precisó que la titularidad al señor Alberto Cedeño y a la señora Margarita Cedeño.

El comunicador Martínez, expresó con mucha valentía que asumía la responsabilidad y las consecuencias de lo que acababa de hacer público y eximía de responsabilidad al propietario del canal por donde se transmite el espacio por donde se formularon todos los aspectos concernientes a la mencionada cuenta.

Ya el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) había denunciado supuestos planes represivos del gobierno para alegadamente intimidar al pueblo en sentido general, comunicadores y medios de comunicación responsables.

La denuncia la hizo César Cedeño, coordinador del comando, dijo que así se intentaría cambiar la percepción con relación a la victoria electoral del PRD el 20 de mayo, ante la continuada permanencia en el primer puesto de la preferencia electoral de Hipólito Mejía.

Afirmó que el gobierno, en su desesperación ante la simpatía y decisión del pueblo para sacar del poder al Presidente Leonel Fernández, a Danilo Medina, Margarita Cedeño de Fernández, y la cúpula corrompida del PLD, han desatado una peligrosa cacería de brujas para imponer el terror como práctica.

El autor es periodista. Residen en Monte Plata