Un justo reconocimiento al aporte de los aliados

Por Carlos Luis Baron jueves 7 de junio, 2012

Recientemente el Presidente electo de la República, Lic. Danilo Medina Sánchez, el actual Presidente de la República y Presidente del Partido de la Liberación Dominicana, Dr. Leonel Fernández Reyna, el Secretario General del PLD, Lic. Reynaldo Pared Pérez y otros altos dirigentes del partido morado con la estrella amarilla, sostuvieron, en un hotel de la capital, un encuentro almuerzo de confraternidad con los máximos dirigentes de los partidos con quienes concurrieron aliados en el Bloque Progresista, en las recién finalizadas elecciones presidenciales del 20 de mayo.

Este encuentro, en el que se intercambiaron opiniones sobre el futuro del país y del Bloque Progresista, constituye en los hechos, un justo reconocimiento por parte de los principales dirigentes del PLD, al esfuerzo y trabajo de los partidos aliados, que garantizaron que las candidaturas de Danilo Medina y Margarita Cedeño de Fernández resultaran victoriosas en la primera vuelta de las elecciones.

Por mas que algunos sectores de la sociedad dominicana, intolerantes ante el democrático ejercicio político de las minorías agrupadas en los partidos emergentes, pretendan desconocer el importante papel de estos partidos en el escenario político nacional y los satanicen con toda clase de epítetos, la verdad es que en un país como la República Dominicana en que el sistema electoral establece que para ganar en la primera vuelta se necesita alcanzar el 50 por ciento mas uno de los votos válidos, sin el aporte de los partidos emergentes nadie gana y que quien mas posibilidades de triunfo alcanza es aquel que hace la mayor alianza.

Los resultados de las elecciones hablan muy claro: el PLD obtuvo 1,711,972 votos para un 37.73 por ciento y los trece (13) partidos aliados en el Bloque Progresista le sumaron 611,491 votos equivalentes al 13.48 por ciento para que el PLD alcanzara 2,323,436 votos y ganara con el 51.21 por ciento.

Al PRD los partidos aliados le sumaron 218,686 votos, un 4.82 por ciento, que sumados a los 1,911,503 votos que sacó este partido equivalente al 42.13 por ciento, lo llevó a obtener 2,130,189 votos y terminar con un 46.95 por ciento; los partidos aliados al PLD y al PRD le sumaron 830,177 votos para un total de 18.30 por ciento.

No cabe la menor duda de que a la luz de los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de mayo, adquiere mayor vigencia y trascendencia el planteo político sostenido durante décadas por el Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD) de que en el país ninguna clase social, ningún líder, ni ningún partido por fuerte que sea, puede por si solo ganar las elecciones y constituir un gobierno de amplia mayoría, y que se requiere establecer la mas convergente alianza electoral para ganar y gobernar.

Ojalá que este justo reconocimiento del PLD a sus partidos aliados constituya el inicio de un vigoroso ejercicio de diálogo y concertación del nuevo gobierno a instalarse a partir del venidero 16 de agosto, con sus sustentadores para consensuar, definir y ejecutar las políticas económicas y sociales de la nación, y con los mas diversos actores políticos, económicos y sociales para promover la mas amplia y diversa unidad nacional que garantice un proyecto de nación común, progresista, justo, solidario, ético e incluyente que nos permita alcanzar el progreso y el bienestar.

El autor es dirigente del PTD.