Un sentir nacional

Por Carlos Luis Baron martes 31 de julio, 2012

El líder del PRD conocía a diferencia de muchos dirigentes lo que era su partido para una gran parte del pueblo dominicano, y pro clamaba no solamente que solamente seria vencido por el mismo, sin o que conocía el valor de sus bases y sus decisiones.

Ahora ni el partido sabe la cantidad de miembros que tiene, ni se maneja con respeto a las decisiones de sus bases sencillamente porque no se consultan, y no se pueden consultar porque nadie sabe cuántos son y donde están las mujeres y hombres perredeístas.

Dos millones y algo de votos es más que claro que el partido blanco es un sentir nacional, y que si bien sus líderes están lejos de sus bases estas aspiran a ser por lo menos consultadas, respetadas y contadas.

Hipólito Mejía es un Peña Gómez en eso de ser amigo, de ser solidario o de estar presente y tratar y conocer sus bases, Miguel Vargas se aleja, se encumbra, se tira en manos de dos o tres a los que auspicia y beneficia y muchos le han pagado con ingratitud o traición.

Por eso ahora Hipólito va para las calles, y las bases necesitan ese aliento, porque están des protegidas, mas pobres que nunca y mas solas no es necesario decir que un parte sin dinero ni ayudas, sin protección y sin amiguismo en todo el partido se siente huérfano, independiente mente de las razones que dice tener Hipólito para tirarse a las calles, lo real es que su liderazgo es de pueblo, y en el pueblo-base del partido debe fortalecerse, un día llegara en que sean convocadas y oídas las bases, y el que esté más cerca y mejor las conozca y represente será el líder de ese sentir nacional que es el PRD.

Todo lo demás es pleito de intereses que han perjudicado más que lo que han beneficiado al partido otrora de la esperanza nacional