Una iraquí que no logró activar cinturón explosivo está detenida

Por lunes 14 de noviembre, 2005

Amán, 13 nov (EFE).- La policía jordana tiene detenida a una mujer que formaba parte del comando suicida de Al Qaeda que el miércoles atentó contra tres hoteles de Amán, pero que no logró activar su carga explosiva, según reveló hoy el rey Abdalá II.

En una breve intervención ante el Consejo Mundial de Agencias de Prensa, el monarca reveló que la mujer era esposa de uno de los suicidas, confirmando así lo que aseguró el grupo del jordano Abu Musab al Zarqaui en un comunicado de Internet aparecido el viernes.

"La mujer elegida por la gente de Zarqaui para inmolarse no lo consiguió porque el mecanismo no funcionó. Dejó el hotel Days Inn a la carrera, con su marido, y gracias a Dios no logró su objetivo. En estos momentos está detenida", dijo el rey.

Los atentados reivindicados por Abu Musab al Zarqaui -jefe de Al Qaeda en Irak- dejaron 57 muertos y casi un centenar de heridos, de los que cuarenta siguen hospitalizados, cinco de ellos en estado grave.

Poco después, el viceprimer ministro Maruan Muasher dio los detalles sobre la detenida: es una iraquí de la provincia de Al Anbar llamada Mayida Mubarak Atrush, hermana de un supuesto lugarteniente de Zarqaui llamado Thamer Atrush, jefe de Al Qaeda en Al Anbar, muerto en octubre de 2004.

La mujer entró en Irak con un pasaporte falso el pasado 5 de noviembre por el paso fronterizo de Al Karame, en compañía de su marido, Ali Husein al Chamari, y de los otros dos suicidas -todos ellos de Al Anbar, feudo de la insurgencia suní- y alquilaron un piso amueblado en el barrio de Tlad al Ali (oeste de Amán).

El día del atentado robaron un automóvil y con él se dirigieron el pasado miércoles a los tres hoteles elegidos: Hyatt, Radison SAS y Days Inn.

Según Muasher, el matrimonio de suicidas, equipados con entre cuatro y cinco kilos de explosivos, acompañados de varias bolas de acero, eligieron el Radison SAS (aunque el monarca citó el Days Inn), pero una vez allí ella no pudo activar su carga.

Entonces el marido la convenció para que se alejara del lugar, pero en su huida fue arrestada por la policía.

El viceprimer ministro reconoció que hay varios jordanos detenidos por su supuesta relación con Zarqaui, pero precisó que no tienen relación con el atentado, pues el comando de suicidas se preocupó de no mezclarse con nadie para no despertar sospechas y asegurar el éxito de su operación.

El primer ministro Adnán Badrán, que también se presentó en la reunión de las Agencias de Prensa, dio una pista de lo que puede pretender el grupo de Zarqaui con este atentado: "Si lo que querían es provocar una represión de los iraquíes (en Jordania), no lo van a conseguir", dijo Badrán.

Hay unos 800.000 iraquíes viviendo en Jordania, muchos de ellos "exiliados" desde que las tropas de EEUU invadieron Irak en marzo de 2003, y las autoridades jordanas han multiplicado estos días los mensajes conciliatorios hacia ellos, para evitar posibles represalias.

También Muasher quiso lanzar un mensaje conciliatorio hacia Irak, en este caso hacia su Gobierno: "Esto no significa que el Gobierno de Irak esté involucrado o de acuerdo con estas acciones", dijo.

Abu Musab al Zarqaui, cabeza de Al Qaeda en Irak, es natural de Zarqa, en Jordania, y fue condenado a muerte en Amán en 2004 por su participación en el asesinato del diplomático estadounidense Laurence Foley en 2002. EFE