Una victoria esperanzadora

Por El Nuevo Diario viernes 25 de mayo, 2012

Tal como se esperaba, el Lic. Danilo Medina conquistó la Presidencia de la República en la primera vuelta de las elecciones celebradas el pasado 20 de mayo, al obtener el 51.21 por ciento de los votos válidos; su victoria ha sido reconocida por la comunidad nacional e internacional y a partir del 16 de agosto se convertirá en el Presidente de todos los dominicanos.

Su principal contendor, Hipólito Mejía, después de proceder al cotejo de todas las actas emitidas por la JCE con las llegadas a su centro de cómputos vía sus delegados en los colegios electorales, ha decidido reconocer el triunfo de Danilo Medina al señalar que encabezará la oposición al gobierno, no sin antes emitir un conjunto de acusaciones de fraude electoral, parcialización de la JCE, compra de cédulas, etc., que son ya propias del pataleo de quien pierde las elecciones.

Danilo Medina, haciendo gala de su característica humildad y de su visión concertante para enfrentar las dificultades de la nación, le ha planteado a Hipólito, quien ha declarado aceptar, dialogar para ponerse de acuerdo sobre cómo enfrentar esas dificultades y garantizar la gobernabilidad, echando por tierra la aspiración de sectores retardatarios que apoyaron a Hipólito, que tras la denuncia de un supuesto “fraude electoral” y del “robo de las elecciones” pretendían hacerlo inclinar hacia el desorden, el caos y la anarquía que tan lamentables consecuencias pudieron traerle al país.

Las esperanzas y deseos de cambios, progreso y bienestar de la población fueron depositados en el candidato de las mayoría Danilo Medina, quien con sus votos obtuvo una clara victoria, en un proceso electoral caracterizado por la buena organización, la transparencia y la confiabilidad del órgano electoral supremo de la nación: la Junta Central Electoral, que ha recibido el reconocimiento nacional e internacional.

Queda ahora por parte del electo presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, el cumplimiento de su afirmación de no defraudar la confianza del electorado y cumplir con el programa de gobierno presentado en la campaña, que apuntala hacia el cambio de modelo económico, la reducción significativa de la pobreza sacando a millón y medio de dominicanos de la misma, al golpeo a la inequidad y exclusión social, a hacer productivo el país prestando atención a la pequeña y mediana empresa agrícola e industrial para generar mayores riquezas y hacer que estas lleguen a todos, crear el Banco de la Mujer, implementar políticas específicas para las mujeres, los jóvenes, los envejecientes y la niñez, y establecer la sociedad de oportunidades a la que tanto aspiramos.

Ganadas las elecciones, vencido el pataleo de los derrotados, nos queda aunar esfuerzos y voluntades para engrandecer la patria bajo la conducción de Danilo Medina.

El autor es dirigente del PTD.