UNIBE Presenta Centro de Competitividad e Innovación para el Desarrollo Empresarial –CIDE

Por miércoles 7 de diciembre, 2005

Una inserción exitosa en los mercados internacionales requiere de que en el país haya una mejor y más equitativa distribución de las riquezas, para lo cual mejorar el acceso a la educación, a las oportunidades de innovación y a la tecnología, se constituyen en factores claves, expresó Alberto Trejos, exministro de Comercio Exterior de Costa Rica.

Trejos, quien estuvo invitado por la Universidad Iberoamericana –UNIBE- para dejar abierto el Centro de Competitividad e Innovación para el Desarrollo Empresarial (CIDE), señaló que un país competitivo es un país donde las condiciones en las que operan los productores y en las que vive la población conducen a empresas que pueden generar prosperidad, participar en la competencia mundial “sin recurrir al recurso barato ni a la explotación del hombre o de la naturaleza”.

El también director del INCAE indicó que los países más exitosos no son aquellos que han puesto su énfasis en el consumo, sino en el ahorro, incluyendo fortaleza de algunos elementos intangibles tales como los sistemas financieros sólidos, pensiones, precio del capital adecuado, derechos de propiedad “y otros lujos legales” de los que distan muchos de los países de América Latina.

Al profundizar el tema de la educación, puso de ejemplo que Europa gasta el 7% de su ingreso en salud y el 5.6% en educación pública (lo cual es muchísimo dinero, dado el PIB de los países europeos), mientras que en América Latina apenas alcanza un 2.7% y 3.4%, respectivamente, existiendo países que también están distante de este lastimoso nivel de inversión en bienestar.

Al hablar del tema de la equidad, señaló que concentrarse en el crecimiento del Producto Interno Bruto, en la riqueza total de la nación, ignora temas de distribución del ingreso al interior del país. “Si una economía quiere ser sostenible y competitiva, debe determinar de modo conjunto el tamaño y la distribución del ingreso”, dijo, y explicó que de nada vale grandes ingresos, sin resolver el problema de la distribución. Además, aseguró que de no enfrentarse ambos elementos de modo conjunto, el crecimento terminará por derrumbarse, porque se tratará de “cantidad” y no de “calidad”.

Rechazó las críticas que algunos sectores realizan a las llamadas “economías de mercado” y aseguró que de las 10 economías mejor distribuidas, ocho son democracias de libre mercado. “Hay una correlación positiva entre el desempeño económico y la buena distribución del ingreso. En ese sentido, la educación es la variable clave, no sólo en el crecimiento sino también en la distribución.

Afirmó que, entre las principales acciones que promueven la competitividad de la oferta exportable y la capacidad de financiar las importaciones e inversiones, se encuentran la educación y capital humano, el clima de negocios, la promoción y la estabilidad macroeconómica..

Los centros de competitividad e innovación

Trejos expresó que un Centro de Competitividad e Innovación para el Desarrollo Empresarial (CIDE) como el dejado abierto por UNIBE tiene, desde su nacimiento, una agenda de acompañamiento que buscará “reforzar la capacidad del Estado para enfrentar las nuevas responsabilidades que trae el DR-CAFTA; mejorar la destreza de los trabajadores para aprovechar las oportunidades que se presentarán; mejorar el clima de negocios y la productividad y competitividad del país”.

El CIDE contribuirá a establecer lo urgente y lo importante en la agenda para la competitividad y para una mayor equidad en la distribución del ingreso, para lo cual jugará un papel importante la innovación tecnológica, el cambio de idioma. “Mucho de este trabajo es intelectual, constante, serio, pero muy fuertemente anclado en la realidad, buscando pernear las decisiones, por lo cual considero que la decisión tomada por UNIBE es correcta”, concluyó Trejos.

La presentación del CIDE estuvo a cargo de Elka Scheker, quien junto a Vilma Arbaje fueron las consultoras contratadas por UNIBE para darle forma al proyecto. Scheker afirmó que América Latina –y República Dominicana no es excepción- exhibe muy altos niveles de rezago productivo, por lo cual el CIDE pretende “acercar a la empresa dominicana a mejores prácticas, desarrolladas en alianza con los centros más prestigiosos y reconocidos internacionalmente en cada área”.

Entre las áreas que serán abordadas por el CIDE se encuentran la innovación y la productividad, el seguimiento y aprovechamiento del DR-CAFTA y otros tratados internacionales, la capacitación y servicios puntuales “todo a partir de sus ramas troncales: ingeniería industrial, ingeniería civil, negocios, desarrollo tecnológico, derecho y turismo”.

“El sector productivo nacional contará con un aliado estratégico, dispuesto a utilizar su fuente de conocimiento para ofrecer capacitación de alto nivel y ajustar enfoques, para la competitividad que requiere nuestro país”, señaló Scheker.

El acto de presentación del CIDE al mundo académico y empresarial estuvo encabezado por el rector de UNIBE, Dr. Gustavo Batista, quien afirmó que la capacidad de adaptación a los cambios por parte de nuestras empresas determinará su supervivencia. “Es de todos conocido que los avances tecnológicos y los acuerdos de libre comercio están imponiendo un nuevo modelo gerencial a nuestra sociedad, donde la capacidad de adaptación a los cambios determinará la supervivencia de nuestras empresas. Las empresas dominicanas enfrentan a corto y mediano plazo los retos más trascendentales para su preservación y adaptación a un nuevo modelo de negocios donde la competitividad y la productividad están fundamentadas en la capacidad de producir valor basado en el conocimiento, la creatividad y la información”, señaló Batista.

En la actividad se hicieron presentes diversas personalidades de la vida empresarial, académica y política dominicana, destacándose la presencia de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, Ligia Amada Melo de Cardona; Melanio Paredes, director del INFOTEP; Rafael Suberví Bonilla y Orlando Jorge Mera, dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano, Andrés Vandershorst, del Consejo Nacional de Competitividad, entre otros.