Unos pelean por el PRD mientras Danilo trabaja por el país

Por Carlos Luis Baron martes 12 de junio, 2012

Hace menos de un mes que pasaron las elecciones en las que salió ganador el licenciado Danilo Medina y perdedor el Ing. Hipólito Mejía.

Medina, durante toda su campaña y luego de salir airoso de la contienda electoral, mantuvo y ha mantenido, un discurso de paz, de esperanza, de confraternidad entre hermanos dominicanos y, sobre todo, de trabajo en beneficio de la República Dominicana.

Sus oponentes, en el fragor de la contienda electoral y después de la misma, hablaron y siguen hablando, de enfrentamientos, de pleitos entre hermanos dominicanos, de desconocimiento de los derechos adquiridos legalmente por unos y otros y con insultos contra todos los que, por una razón u otra, les son adversos a sus intereses particulares.

Medina, sigue trabajando sin descanso en la preparación de lo que será su gobierno a partir del 16 de agosto. Junto a él, sus equipos de trabajos están en sesión permanente elaborando un Plan Estratégico de Nación que le permitirá, desde el mismo discurso de toma de posesión, establecer los parámetros en los que se fundamentará su gobierno y tomar medidas inmediatas que, de seguro, favorecerán nuestro país.

Los otros, planifican la manera en la que se apoderarán del PRD, quieren eliminar de la faz de su partido al Presidente del mismo, el Ing. Miguel Vargas Maldonado, no duermen pensando en la manera de intranquilizar la población y, hasta amenazan con tomar las calles y crear el caos general, si sus planes no se dan como ellos quieren.

Medina, coordina con los diferentes sectores del país la mejor manera en la que se desarrollará su gobierno, se reúne con aquellos que les dieron el triunfo, les agradece su esfuerzo, se compromete a no fallarles, les ratifica su interés de hacer un gobierno compartido y, hasta llama a los que les adversaron, a que se les unan en ese intento de llevar la Patria por los caminos del progreso.

La contraparte, desarrolla un Plan de Acción que quiere trazarle pautas a Danilo sobre lo que debe hacer desde antes de dirigir el país y después de estar en la Presidencia y pretende, a como de lugar, torcerle el pulso a medina para que las cosas en República Dominicana, aunque sean las peores para el país, se hagan como a ellos les gusten.

Medina, sigue trabajando, preparándose para continuar lo que está bien, corregir lo que está mal y hacer lo que nunca se ha hecho. Se reúne con el interlocutor del oponente, le escucha y, cuando este le dice lo que pretende su jefe, le da la mano, le agradece la visita y le demuestra, desde el primer momento, que parte de lo que nunca se ha hecho, será eliminar el trabajar en base a las diatribas a las que nos tienen acostumbrados algunos políticos del patio.

Sin lugar a ninguna duda, mientras en el PRD se pelean por su pertenencia y, quienes le quieren dirigir, por convertirse en un cuerpo extraño en la córnea de la visión del futuro de los dominicanos y las dominicanas, Medina trabaja en lo que será el gobierno que cambiará los rostros de un pueblo que, tomó la decisión de seguir caminando por los senderos de paz y el desarrollo a los que nos acostumbró Balaguer, que siguió Leonel Fernández y que continuará nuestro Presidente Electo.

Que inteligentes fuimos los dominicanos. Felicitaciones!!!.