Vecinos de Bel Air reciben a pedradas a candidato presidencial

Por jueves 20 de octubre, 2005

Puerto Príncipe, (EFE).- El empresario Marcel Simeus, que tras hacer fortuna en EEUU aspira a ser elegido presidente de Haití, fue recibido hoy a pedradas y tiros cuando se disponía a hacer campaña en una iglesia del violento barrio capitalino de Bel Air.

Simeus inició hoy un recorrido por dos de los barrios más desfavorecidos de Puerto Príncipe, Solineau y Bel Air, con la intención de llevar su mensaje a los miles de electores que se concentran en estas áreas de la capital haitiana.

En Solineau, el candidato se dirigió a sus simpatizantes prometiendo "traer la estabilidad" como "paso previo para recuperar las inversiones privadas" y lograr "la reconstrucción de Haití".

Aludiendo a su pasado como granjero, Simeus explicó que había sido pobre, como los asistentes al mitin.

"He conocido la miseria por más de 12 años y por eso conozco vuestro sufrimiento. Ahora, la gente de Haití tiene el poder de cambiar el futuro de nuestra nación en estas elecciones", subrayó.

Simeus pasó los últimos 21 años de su vida en EEUU, donde ha conseguido amasar una gran fortuna gracias a una empresa de alimentación que provee a compañías como Burger King o Wendy's.

El Consejo Electoral Provisional (CEP) rechazó en varias ocasiones la candidatura de Simeus por considerarlo un ciudadano estadounidense y no haitiano, pero la Corte Suprema lo declaró apto para concurrir como candidato a las elecciones que tendrán lugar a fines de año.

"El CEP mantiene una postura anticonstitucional al persistir en sus críticas a mi candidatura después de la decisión de la Corte Suprema. El mismo (Gerard) Latortue (primer ministro del país), pese a sus reiteradas críticas hacia mi persona, debe ahora aceptar que mi candidatura es tan válida como las otras", declaró Simeus a EFE.

Simeus defendió que tiene un programa bien definido para el país y que sabe cómo sacarlo de la actual situación.

"Puedo y sé cómo crear empleos para los haitianos, y tengo los contactos suficientes para atraer la inversión privada. Actualmente el pueblo haitiano sufre, al Gobierno no le importa la gente y el país está estancado", sostuvo.

Indicó que su prioridad es la educación, "pero no se puede descuidar el hambre". Por eso, su "segunda gran prioridad será la reconstrucción de la infraestructura de la región de Artibonite (norte), porque allí podemos generar la comida suficiente para alimentar a todos los haitianos", explicó.

Recordó que abandonó la isla hace 21 años porque "este país no tenía nada que ofrecer y sus instituciones eran corruptas", aunque dijo que nunca estuvo "al margen de los problemas de Haití".

Cuando la comitiva encabezada por el coche oficial de Simeus llegaba a las inmediaciones de la iglesia del Perpetuo Socorro, varios desconocidos comenzaron a arrojar piedras sobre los vehículos.

Poco después se escucharon dos disparos en dirección a los vehículos, por lo que Simeus y su séquito abandonaron precipitadamente el lugar.

Varios residentes de Bel Air aseguraron a EFE que no quieren a Simeus "porque él no es haitiano".

"Nosotros seguimos reclamando a nuestro presidente (Bertrand) Aristide o la excarcelación del padre Jean Juste para que pueda participar en los comicios. Si ninguno de ellos puede participar, entonces los vecinos de Bel Air acudiremos a votar por (ex presidente) René Préval". EFE