Vicepresidente reafirma apoyo gobierno a los discapacitados

Por jueves 1 de diciembre, 2005

El vicepresidente Rafael Alburquerque reafirmó el apoyo del Gobierno a las personas discapacitadas del país, en el transcurso del acto que presidiera en el salón Las Cariátides del Palacio Nacional, en ocasión de celebrarse el Día Internacional de la Discapacidad.

Alburquerque lució sensiblemente emocionado cuando en medio del acto el niño Joselito Hernández, quien quedó ciego luego de ser herido por una bala perdida, leyó una nota de agradecimiento al presidente Leonel Fernández usando el método Brailer, empleado por los ciegos, el cual aprendió en pocos días en el CONADIS.

El vicepresidente, quien es director general del Consejo Nacional de la Discapacidad (CONADIS), recordó que Joselito es un símbolo de superación y demuestra que la discapacidad no es un impedimento para triunfar en la vida, sino que se puede convertir en una habilidad cuando se hace el esfuerzo necesario, como lo demuestra el infante.

"Se puede avanzar teniendo una discapacidad, y el Gobierno del presidente Leonel Fernández seguirá apoyando los esfuerzos que haga el CONADIS y las demás instituciones que lo integran, para eliminar cualquier tipo de discriminación o exclusión a los discapacitados", puntualizó.

Recordó que al asumir el presente gobierno, encontraron el CONADIS en estado de abandono e inacción, y con una nómina que superaba los 300 empleados.

"Esto alarmó a los demás miembros del consejo directivo del CONADIS, quienes son representantes de Organizaciones No Gubernamentales, entre ellos doña Mery Pérez de Marranzini, quien está aquí con nosotros hoy, sin embargo ahora ese organismo funciona efectivamente con una nómina que no supera los 60 empleados", precisó.

La actividad estuvo amenizada por el Coro de la Fundación Dominicana de Ciegos, el grupo de cuerdas y cantos de la Escuela de Educación Especial de Rehabilitación, el Grupo de Percusión del Patronato Nacional de Ciegos y el Ballet Folklórico del Instituto de Ayuda al Sordo Mudo Santa Rosa.