Víctima paliza policial se declara inocente de cargos ebriedad

Por miércoles 12 de octubre, 2005

Nueva Orleans (EEUU), (EFE).- El maestro jubilado que recibió una paliza por parte de tres policías en Nueva Orleans el pasado fin de semana rechazó hoy los cargos de embriaguez pública y de resistencia al arresto presentados en su contra.

Robert Davis, un afroamericano de 64 años, insistió en su comparecencia ante un tribunal, establecido temporalmente en una estación de trenes de la ciudad, en que no ha tomado bebidas alcohólicas en 25 años.

Mientras, su abogado defensor, Joseph Bruno, pidió que se retiren los cargos contra su cliente.

Davis, que se encuentra libre bajo fianza, ha sido acusado de embriaguez pública, de resistirse al arresto, golpear a un policía y de un acto de intimidación.

Su juicio está previsto para el 18 de enero, una semana después del juicio contra los tres policías, de raza blanca, que le golpearon frente a un bar en el barrio francés de la ciudad.

Ni la víctima ni la policía creen que el incidente haya tenido una motivación racial.

Davis ha dicho que los tres agentes no lo sometieron a pruebas de aliento o sangre para verificar si efectivamente estaba ebrio, algo en lo que insiste la policía.

En situaciones como la de Davis, la policía local no suele realizar esas pruebas y los jueces de Nueva Orleans normalmente se fían del testimonio de los policías que efectúan un arresto.

Los tres agentes, también libres bajo fianza, habían quedado suspendidos de empleo y sueldo el pasado domingo después de que se divulgara el vídeo del incidente, en el que se ve a dos de ellos golpeando en la cabeza al menos cuatro veces a Davis.

La paliza, emitida por las televisiones, es ahora objeto de una investigación del Departamento de Justicia y ha vuelto a centrar la atención nacional sobre la fuerza policial de Nueva Orleans, criticada por su lenta respuesta tras el paso del huracán "Katrina", a finales de agosto.

La policía de Nueva Orleans, que a lo largo de los años también ha recibido numerosas acusaciones de corrupción y malos tratos, ha prometido una investigación sobre el incidente. EFE