Violencia deja 16 muertos y Al Qaeda amenaza a diplomáticos

Por viernes 4 de noviembre, 2005

Bagdad,(EFE).- Diversos incidentes violentos terminaron con la vida de dieciséis iraquíes mientras la red terrorista Al Qaeda, que mantiene secuestrados a dos diplomáticos marroquíes, volvió a pedir la salida del personal de las embajadas de Bagdad.

En el incidente más grave, al menos seis policías murieron y doce más resultaron heridos esta mañana cuando un grupo de insurgentes atacaron un puesto de control y un cuartel de los agentes, en la localidad de Bohruz, a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad de Baquba.

El primer ataque insurgente se produjo a las 07.30 hora local (04.30 GMT) cuando varios proyectiles de mortero impactaron en el cuartel de las "magauir" (las fuerzas especiales de la policía iraquí), explicaron fuentes de la oficina de seguridad iraquí-estadounidense de Baquba, 65 kilómetros al noreste de Bagdad.

Treinta minutos después, un "numeroso grupo de hombres" atacó con armas ligeras y lanzagranadas el puesto de control policial de la zona, añadieron las fuentes.

El enfrentamiento entre la policía y los rebeldes se prolongó durante un cuarto de hora, detallaron las fuentes, que aseguraron que tres de los atacantes perdieron la vida en las escaramuzas y que los cadáveres fueron retirados por sus compañeros en su huida de la zona.

Tras los ataques, la policía iraquí envío refuerzos a la zona, apoyados por tropas estadounidenses y helicópteros artillados, para tratar de capturar a los rebeldes.

Cuatro horas y media más tarde, otros cinco "magauir" murieron y otros tres resultaron heridos por la explosión de una bomba al norte de Bagdad, informaron a EFE fuentes del Ministerio iraquí del Interior.

"El atentado ocurrió cerca del mediodía cuando las víctimas viajaban en un convoy de siete vehículos, en las proximidades de la localidad de Tuzhormatu, en la carretera que une las ciudades de Baquba y Kirkuk, a unos 185 kilómetros de la capital iraquí", precisó el coronel de policía Amer Abdelatif.

Media hora después, un civil iraquí perdió la vida y otros ocho resultaron heridos de diversa gravedad por la explosión de una bomba en el sur de Bagdad, según confirmaron las mismas fuentes.

El estallido ocurrió poco después de la 13.00 hora local (10.00 GMT) al paso de un vehículo en que las víctimas viajaban, en el barrio de Al Tooma, ubicado en la zona de Al Daura, en el sur de Bagdad.

Mientras que en Tikrit, a 165 kilómetros al norte de Bagdad, un iraquí que viajaba en un coche murió por los disparos de las tropas estadounidenses en la zona de Al Aalam, próxima a Tikrit, a 165 kilómetros al norte de la capital iraquí.

Según testigos locales, las fuerzas norteamericanas abrieron fuego contra la víctima después de que esta rechazase detener su vehículo al paso del convoy en que los militares se trasladaban.

La nueva jornada de violencia coincidió con un comunicado difundido en internet por la Organización de Al Qaeda en Mesopotamia (Irak), en el que amenaza con asesinar a los diplomáticos extranjeros acreditados en Bagdad que no abandonen el país árabe.

"Pese a nuestro anterior aviso público a los enviados a Bagdad, y aunque ya han sido nuestro objetivo, siguen aquí (en Irak)", señaló el grupo terrorista en el mensaje, cuya veracidad no ha podido ser comprobada.

La nota agrega que la organización "renueva la advertencia a aquellos diplomáticos que insisten en permanecer en Bagdad, especialmente a los de aquellos países que han anunciado su apoyo a este gobierno apóstata sustentado por el ocupante".

"No cejaremos en nuestro empeño de acabar con ellos y cobrarnos la venganza, sean quiénes sean y estén donde estén", amenaza la nota, publicada en una página web habitualmente usada por los grupos integristas.

La nueva amenaza contra los diplomáticos extranjeros llega un día después de que la misma organización anunciase que asesinará a los dos diplomáticos marroquíes que secuestró el pasado 20 de octubre cuando viajaban a Ammán y de los que no se tiene ninguna noticia. EFE