¡Voto por voto; Colegio por colegio!

Por Carlos Luis Baron jueves 26 de enero, 2012

Llegar hasta donde hemos llegado como nación, no ha sido una tarea fácil. Esto se ha logrado con el sacrificio de hombres y mujeres que han ofrendado sus vidas para la construcción de un estado libre e independiente. Es un legado que nos pertenece a todos los nacido en este suelo, y que nadie, absolutamente nadie, por mas predestinado y poderoso que se crea, puede atentar contra la seguridad y el estado de derecho en que hasta hoy hemos vivido. Aportar para que la institucionalidad prevalezca por encima de nuestro particular interés, debe y tiene que ser el llamado de todo dominicano, no importa cual sea su posición social, credo religioso o filiación política.

El próximo 20 de mayo, estamos convocados los dominicanos a ir a ejercer el sagrado deber de votar. Estarán aptos para hacerlo mas de seis millones de dominicanos y dominicanas, y como en otras ocasiones iremos en orden, en paz, con ejemplo de civismo, abrigando la esperanza de que sea respetada la voluntad expresada en las urnas. El gran reto en estas elecciones, esta en las manos de las autoridades encargadas de montar el proceso. Es la Junta central electoral quien debe y tiene que dar las garantías a todos los actores involucrados, de que el certamen será claro y diáfano para que reine la confianza en el árbitro que habrá de tomar las decisiones al respecto.

El partido revolucionario dominicano, principal partido de oposición, ha reclamado y exigido la sustitución de un importante funcionario, que dirige el centro de cómputos, sustentando su petición con irrefutables argumentos y acudiendo a la sabia mediación de Monseñor Agripino Núñez Collado. En adición a esto, reclama también el PRD, el lugar que debe ocupar la propuesta perredeista en la boleta electoral; solicitudes estas que tendrá oportunamente la Junta central electoral que emitir su veredicto, el que esperamos sea apegado a la sensatez, al buen juicio y por sobre todo a lo que estatuye la ley.

El presidente Fernández, como el primer ciudadano de la nación, debe y tiene que colocarse a la altura que las circunstancias así se lo exigen. Involucrarse en el proceso como hasta el momento lo hace, provocaría que negros nubarrones se formen en el cielo electoral dominicano….el uso y abuso de los recursos del estado en favor de la candidatura oficial, viciaría el proceso y eso seria sumamente peligroso. El presidente electo el próximo 20 de mayo debe salir de la libérrima voluntad del pueblo. Pretender retorcerla, conllevaría al caos, a la confrontación y las calles seria un recurso al que se obligaría lastimosamente a acudir

Al PRD hay que ganarle en las urnas, no es posible reeditar épocas ya felizmente superadas, al pueblo no se le puede escamotear la voluntad con trapisondas orquestadas por el oficialismo; no hay al día de hoy "encuestas" ni fuerza humana que hagan variar la decisión ya tomada. Pretender cambiar el rumbo de las cosas con artimañas es riesgoso. Existe un sentir generalizado de cambio; el pueblo ha tomado la decisión de salir del gobierno del PLD; al día de hoy no hay espacio para el continuismo que representan Danilo y Margarita. Si el 20 de mayo se cuenta voto por voto, colegio por colegio Hipólito Mejía es el próximo presidente. Que a nadie le quepa la menor duda.-