Ya se está próximo a botar los votos en la República Dominicana

Por El Nuevo Diario jueves 19 de enero, 2012

Transcurren con mucha rapidez, los días hacia el esperado 20 de mayo del presente año, en que se habrá de montar una nueva trampa electoral, de la que tantos ingenuos ciudadanos, de seguro serán nuevamente las víctimas acostumbradas en este país.

Sí, el engaño, las falsas promesas y las demagogias que se estilan están a la orden del día en esta época proselitista. Miles de ofrecimientos y palabrerías embaucadoras, de ordinario se escuchan en las voces de los aspirantes a degustar el pastel estatal, a partir del 16 de agosto venidero.

Quién, en su sano juicio, a menos que no esté sembrando para recoger después, se puede estar prestando a respaldar candidato tradicional alguno aquí, actuando como siempre, según se ve, bajo el mismo esquema político-inversionista, pincelado con el transfuguismo, la trepadera, el arribismo de costumbre, y los grandes patrocinios condicionados.

Las masas ingenuas nuestras, que no se dejen sorprender, que ninguno de estos políticos les va a resolver sus problemas más acuciantes, siguiendo el mismo esquema de gobierno, adherido por completo a las directrices del modelo económico capitalista explotador, y respetando, al pie de la letra, las injerencias determinantes de los prestamistas internacionales.

Como ahora lo que se está buscando es votos, se le está pasando un paño con pasta a la población para allantarla, como se dice popularmente, mientras dure la campaña electoral, para luego cobrárselas todas juntas.

A partir de que el nuevo engaño se concretice, vendrán los futuros latigazos sobre las espaldas de los tontos votantes, que continúan cifrando fallidas esperanzas en todos estos farsantes ya conocidos: mayores cargas impositivas, energía eléctrica más cara, los combustibles por las nubes, con todos los efectos inflacionarios que significan esas alzas. Y, como ya las elecciones pasaron, “que al pueblo se lo lleve el diablo, poco importa”. Lo que hay que procurar entonces es, el rendimiento de la inversión realizada.

Es por ello que, el nuevo torneo electoral dominicano que se aproxima, sería un acto cívico más para seguir botando votos, y agravando la desgracia por la que atraviesa esta nación, a menos que, la población no adquiera conciencia, y se incline por la elección de un verdadero representante de los intereses nacionales; que no se deje sonsacar por todos estos títeres corruptos, comerciantes de la política, y antinacionalistas por demás, que se ha venido gastando la República durante los últimos años.

No botar los votos, dominicanos, ¡reflexionemos!

www.RFCaminemos.WorldPress.com