Zapatero aboga por enterrar “cualquier tipo de discriminación”

Por sábado 3 de diciembre, 2005

Madrid, 3 dic (EFE).- El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, abogó hoy, con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, por "enterrar cualquier tipo de discriminación, y la primera discriminación empieza por las palabras"

Rodríguez Zapatero anunciaba así que propondrá a las fuerzas políticas que en la primera reforma que se haga de la Constitución española se modifique el artículo 49 para cambiar la denominación de "disminuidos" por la de "discapacitados".

"No podemos permitir que en el año 2005 nuestra Constitución defina a las personas con discapacidad como disminuidos", insistió el presidente del Gobierno español.

En un acto celebrado en un centro donde viven, aprenden y trabajan 112 discapacitados físicos en la localidad madrileña de Leganés, Rodríguez Zapatero remarcó que estas personas "no son disminuidos, sino ciudadanos discapacitados pero con los mismos derechos que los demás".

Avanzó también que la nueva Ley de Autonomía Personal, que podría entrar en vigor "a lo largo de 2006", regulará un nuevo sistema de protección social para las personas con discapacidad, garantizando el nivel básico de asistencia en todo el territorio nacional.

Asimismo, el jefe del Ejecutivo se comprometió a que España "no se quede atrás" en la investigación con células madre.

Recalcó que la política social "es la que da fuerza a la ciudadanía" y aseguró que un país tiene mayor prestigio en el mundo y es más democrático, "no por su poderío militar o político", sino por la atención que presta a sus discapacitados, para que "la dignidad llegue a todos los rincones".

Durante el recorrido por las distintas dependencias de este centro modelo para discapacidades severas, el presidente del Gobierno pudo escuchar de primera mano las reivindicaciones de este colectivo y recibió como regalo varias cuadros, algunos de ellos pintados con la boca, y un libro titulado "Ningún rincón prohibido".

Rodríguez Zapatero reconoció que con frecuencia le acusan de "utópico", pero en este caso, recordó, "hablamos de utopías al alcance de la mano, de compromisos logrados".