Zelaya se proclama ganador y Lobo pide esperar al escrutinio

Por domingo 27 de noviembre, 2005

Tegucigalpa, 27 nov (EFE).- El opositor liberal Manuel Zelaya se declaró ganador de los comicios celebrados el domingo en Honduras a partir de un sondeo a pie de urna, mientras que su rival Porfirio Lobo afirmó que hay que esperar al escrutinio.

La encuesta divulgada por la radio HRN y la corporación Televicentro otorga el 50,61 por ciento de los votos a Zelaya y el 44,31 por ciento a su principal rival, el candidato del gobernante Partido Nacional, Porfirio Lobo.

El Tribunal Supremo Electoral aún no ha difundido los primeros resultados de las elecciones, que transcurrieron con normalidad.

Zelaya, de 53 años, afirmó que el resultado de los comicios "lo recibimos como un mandato del pueblo de Honduras, que ha confiado en nuestro mensaje, en nuestra propuesta".

A partir de ahora, recalcó, "habrá cambio para darle transparencia y justicia al país".

Tras conocer la proclamación de Zelaya, Lobo, de 57 años, dijo que "no podemos" aceptar el resultado del sondeo porque las encuestas de nuestro partido indican que "estamos el uno por ciento arriba".

Lobo afirmó que "va a ser una noche larga" porque "todo indica que va a ser una elección apretada".

Los primeros resultados extraoficiales difundidos por radio América indican que de 31.049 votos escrutados en todo el país, Lobo aventaja a Zelaya con el 48 por ciento frente al 47 por ciento.

Los hondureños votaron para elegir al nuevo presidente de su país entre cinco candidatos, en unos comicios que transcurrieron con normalidad.

Al término de las votaciones, el jefe de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), Moisés Benamor, dijo a EFE que el proceso ha sido "una fiesta cívica" y ha mantenido "una dinámica adecuada", pese a algunos pequeños inconvenientes.

Después de votar, el presidente hondureño, Ricardo Maduro, afirmó que el Partido Nacional, en el poder, se impondrá en los comicios a su rival tradicional, el Partido Liberal.

El mandatario también expresó su satisfacción porque no se ha producido ningún incidente lamentable, a pesar de que en la víspera surgieron rumores de que las maras (pandillas) podrían llevar a cabo acciones violentas para amedrentar a la población durante la jornada electoral.

Lobo y Zelaya tuvieron como principal tema de contienda electoral el combate a las pandillas, a las que las autoridades atribuyen gran parte de la violencia que azota a los hondureños.

El problema más grave en estas elecciones ocurrió fuera de Honduras, en el consulado hondureño en Nueva York, donde se suspendió la votación por un conflicto en la junta electoral.

Problemas como retrasos en apertura de centros electorales, falta de papeletas y materiales, anomalías en listados o cédulas de identidad falsificadas se fueron superando durante la jornada, dijeron autoridades electorales, candidatos y dirigentes políticos.

Los comicios fueron vigilados por más de 6.800 observadores, de los cuales un centenar integran la Misión de la OEA y los demás son de organismos locales de desarrollo y de derechos humanos.

Unos 3,9 millones de electores, de los siete millones de habitantes que tiene Honduras, pudieron ejercer el sufragio en 13.832 urnas distribuidas en 5.312 mesas en todo el país.

El ganador de las elecciones, las séptimas desde el retorno a la democracia, en 1980, sustituirá en la Presidencia de Honduras a Ricardo Maduro, el 27 de enero de 2006.

Además del nuevo presidente y un vicepresidente, los hondureños eligieron hoy a 128 diputados y 298 gobiernos municipales

Combatir la pobreza, que sufren el 80 por ciento de los hondureños, y la corrupción son algunos de los principales retos que tendrá el nuevo presidente de Honduras, además de reducir la violencia.

Los otros tres candidatos presidenciales son Juan Ramón Martínez, de la Democracia Cristiana; Carlos Sosa, del Innovación y Unidad-Social Demócrata, y Juan Almendares, del Unificación Democrática (de izquierda). EFE